Vecinos del Divina Providencia agradecen por una rápida respuesta

Luego de que el viernes pasado se visibilizara -a través de una nota- el malestar de los vecinos, y de la propia vecinal del barrio Divina Providencia, por obras que se iniciaron tras el violento temporal del 2017 pero que nunca se terminaron, ayer hubo un nuevo contacto de quienes habitan el sector pero en esta oportunidad, para agradecer la rápida respuesta que se obtuvo desde el Municipio.

La situación era visiblemente complicada para toda la barriada y afectaba especialmente a los pequeños de la zona que prácticamente no podían salir de sus viviendas en determinados sectores o debían mantener un cuidado especial al regresar a su casa ya que, luego de caminar por espacios impactados por efluentes cloacales, “traían un olor tremendo en su calzado y temíamos por posibles infecciones”, señalaba una mamá del barrio.

El discurso común de la queja apuntaba a las obras de pavimentación y entubado de efluentes en el mismo acceso al barrio debido a que, agravado por el calor de los últimos días, “prácticamente no se puede respirar por los malos olores, no se puede abrir una ventana, y existe una verdadera proliferación de mosquitos y ratas que nos hace temer
por la salud de nuestros vecinos”.

Luego de este nuevo reclamo, desde el Municipio hubo una rápida respuesta con equipos de trabajo que actuaron directamente sobre los lugares más complicados, logrando una amplia limpieza, entubamiento de una parte de los ductos, saneamiento que implicó retiro de elementos, relleno de sectores y el entubado de una parte cercana a la ruta lo que -a pocas horas de la intervención- cambió radicalmente el ambiente en el ingreso al Divina Providencia.

Te puede interesar
Lo que buscan los turistas que llegan a esta ciudad

Por ello es que tanto Luis Arana como Marisa Ojeda, desde la asociación barrial, hizo observar la situación y agradeció la predisposición ante la inquietud de los vecinos que, ratificaba, “realmente se había tornado muy preocupante en lo ambiental pero, más aún, nos hacía temer por la salud de la gente ante los olores nauseabundos y la presencia de roedores o mosquitos que, esperamos, desaparezcan de la zona gracias a la intervención realizada”.

Comentar
- Publicidad -