Madre denunció que un antibiótico mal suministrado mató a su bebé

Una madre denunció una serie de irregularidades sanitarias en el Hospital Joaquín Corbalán, lo que derivó en la prematura muerte de su bebé de dos años tras haber contraído salmonella. El fallecimiento vuelve a poner en duda el estado del agua que consume la gente de Rosario de Lerma.

Lidia Romano reclama ante la Justicia inacción hospitalaria, mala praxis, y por la falta de oxígeno para su criatura mientras era trasladado al materno infantil de la ciudad de Salta en código rojo.

El niño de 2 años murió de salmonella en Rosario de Lerma según el acta de defunción. Bautista Gael Bravo ingreso el sábado pasado con diarrea, vómitos y fiebre alta. Inmediatamente fue internado en el centro de salud de esta ciudad. El martes empeoró y debió ser derivado al hospital de niños en la ciudad capital.

Romano contó a El Tribuno, cómo se recuperó su criatura y fue enviado nuevamente a la internación en el Corbalán. Pero de un momento a otro todo cambio el jueves, cuando a Bautista le suministraron una medicación.

“Mi bebé estaba sonriente y mejorando. Hasta llegó a comer, y todo, estaban por darle el alta. El jueves en la noche una enfermera le puso un antibiótico al otro nene que estaba internado al lado de la cama de mi hijo, yo noté que era distinto por el color, al rato ese niño comenzó con convulsiones y a ponerse muy mal. Llamaron a los médicos porque decían que a hace niño lo tenían que trasladar porque de repente empeoró. Mientras eso sucedía la misma enfermera le suministro el mismo medicamente a mi hijo”.

Bautista también se puso muy mal, mientras atendían al otro chico, una médica de apellido Fernández, de acuerdo al relato de la madre, le gritó a la enfermera “que les diste”, a lo que recibió de respuesta “el mismo medicamento”.

Familiares del otro pequeño internado con salmonella y los policías que estaban preparado la salida de uno de los chicos en código rojo, observaron como el nerviosismo derivado de la improvisación sanitaria, terminó por cambiar la decisión de trasladar a uno de los pequeños internados.

“Mi criatura se puso peor, y cambiaron la orden de traslado en código rojo. Bautista estaba muy mal, no podía creerlo. Horas antes estaba bien, ese medicamento cambio su estado de salud. Para colmo en medio del camino al materno infantil mi niño se murió. La ambulancia se le había acabado el oxígeno que le colocaban a mi hijito” entre lágrimas relata Lidia las últimas horas de vida de su criatura.

Te puede interesar
Se hizo pasar por su hijo de 11 años para detener al hombre que lo acosaba

Este viernes debido a la denuncia de la madre ante la justicia, se ordenó la autopsia al cuerpito de Bautista. Muerte por paro cardiorespiratorio. Aunque el acta de defunción menciona la salmonelosis.

Recién este sábado al mediodía fueron sepultados los restos de Bautista en medio del dolor y la bronca de no saber qué pasó en realidad con el bebé. Se estaba recuperando, según la madre. Qué le suministraron en el hospital rosarino? Por qué una médica recriminó a la enfermera sobre la medicación y delante de todos?

La calidad del agua en la mira

Un niño de 2 años murió por salmonella y otro de la misma edad estaban internados en el Hospital Corbalán con pronóstico delicado debido al brote de esta enfermedad que afecta los intestinos por ingerir alimentos contaminados, o por el uso del agua.

Lidia Romano asegura que su hijo estaba recuperándose y estaba a punto de ser dado de alta. Duda de la medicación suministrada horas antes de su muerte, y sobre todo por la negativa del nosocomio de Rosario de Lerma de entregar a la policía la historia clínica del bebé fallecido. “Fue mala atención y mala praxis. No sé qué tipo de medicamentos le suministraron. Se estaba recuperando de la salmonella que le habían detectado los médicos”. Sobre el posible contagio, la madre asegura que son muchos los chicos con síntomas de diarreas y vómitos que llegan a la guardia del hospital Corbalán.

De hecho en una nota publicada por El Tribuno, con fecha 20 de diciembre pasado, el sector de Atención Primaria de la Salud de este nosocomio, confirmó la aparición de varios casos de salmonella y que sospechaban de la calidad del agua. Se hicieron los análisis de rigor y detectaron bacterias en la red de distribución para los 30 mil habitantes de Rosario de Lerma.

“Por la aparición de salmonelosis en la población, la situación está controlada, pero es evidente que la calidad del agua no ayuda”, contó Atilio Morales, jefe de APS de Rosario de Lerma.

Comentar
- Publicidad -