“Ganar Crónica da prestigio y reafirma convicciones”

Durante estos cuatro meses entrenará como nunca.

A los 27 años, el atleta David Rodríguez asegura estar en su mejor momento y sustenta dos objetivos bien marcados en este primer cuatrimestre de 2020: ganar la Corrida Internacional Diario Crónica y lograr la marca mínima para estar en la Maratón de los Juegos Olímpicos de Tokio. “Son dos ambiciones muy grandes, pero estoy preparado para hacer el intento”, remarcó.Ya van a cumplirse ocho años desde que David Rodríguez arribó a Comodoro Rivadavia desde Esquel. Todavía no había cumplido los 20, armó un bolso y se subió a un micro para tratar de seguir un horizonte que notaba muy lejano, pero que lo convocaba como el canto de la sirena.

Recientemente ganó la San Silvestre de Buenos Aires.

Cuatro años antes, cuando recién cumplía los 15, el tío César Oñatibia le propuso acercarse a la pista esquelense. “Sos bien flaquito y corrés rápido. Si te entrenás vas a viajar mucho”, le dijo César. Esquel tenía como referente atlético a Martín Ñancucheo y a David le interesó eso de conocer lugares a través del atletismo. Hijo de pobladores rurales, todo siempre costó más de lo acostumbrado.

Se está convirtiendo en uno de los mejores.

Fue mejorando poco a poco, pero no se terminaba de convencer sobre sus condiciones innatas. Con el estereotipo del atleta, David ganaba competencias en las categorías promocionales y lo hacía con cierta facilidad. La pista era un imán, aún sin saber que le tenía reservado muchos cambios en su vida.

La decisión de llegar a Comodoro tuvo sus consecuencias. El padecimiento del desarraigo y el periodo de adaptación a una ciudad mucho más absorbente. Había que iniciar el camino de vínculos nuevos y esperar que todo no pase sólo por correr. El desafío de encarar la nueva vida no fue simple.

“Tengo que agradecer a aquella gente que siempre me tendió una mano para poder afirmarme en la ciudad. A quien no puedo dejar de nombrar es a Dante Jurado, un hombre que, sin conocerme, me dio trabajo y un lugar donde vivir. Ese momento fue muy importante porque si no hubiera contado con esa ayuda, lo más probable me hubiera vuelto a Esquel”, recordó David.

Un proyecto ambicioso porque además de Crónica quiero hacer la marca olímpica de Maratón. También pasar por los 21K del Paraíso, buscando una marca que me avale a buscar la mínima de Maratón que es 2 horas, 11 minutos y 30 segundos, en abril, en La Pampa. Hoy puedo correr 10 kilómetros a un ritmo por debajo de los 3 minutos el 1.000.

Queremos ver si se puede sostener el ritmo en 42K de 3.07 el kilómetro. Los números vienen bien, ahora hay que agregarle la parte práctica, para que todo cierre muy bien”.

“Mentalmente también me siento fuerte como para ir a buscar mi sueño. A pesar de altos y bajos, apunté decididamente a que estos 4 meses de 2020 sean de los más importantes de mi carrera. Ganar Crónica es una motivación enorme, quiero entregar esa alegría a la gente de la ciudad y siento que puedo hacerlo”, remarcó.

En La Pampa, en abril, se correrá el nacional de Maratón, allí estará David para buscar la marca mínima. “Es La Pampa o Rotterdam en Holanda, pareciera un chiste, pero es así, en una u otra prueba tengo que establecer esa marca. En La Pampa, el circuito es rápido, el problema podría ser no tener esa referencia de medirte con atletas que están rankeados entre los mejores. Lo de Holanda sería más difícil por los costos que demandaría una participación de este tipo”.

En Argentina también habrá rivales que quieran conseguir esa marca mínima, algo que ya consiguieron los también chubutenses Joaquín Arbe y Eulalio Muñoz. “Pero también quiere esa marca Martín Méndez, que terminó segundo, atrás mío en la San Silvestre de Buenos Aires, a fin de año. Y otros atletas que seguramente, como Méndez, viajarán a Europa a buscar esa marca”.

Para atrapar el sueño, David viajará este lunes a Cachi (Salta) para realizar la pretemporada. “Voy a hacer trabajos que nunca hice, será todo muy exigente. En Cachi estaré 18 días hasta el 23 de enero, descansaría el viernes y correría el sábado en Crónica. Sé que tengo que esforzarme mucho, cuidarme de lesiones, alimentarme de la mejor manera y sostener una mentalidad muy firme. Estoy dispuesto a todo”.

Un antes y un después se presentó con la conquista del subcampeonato nacional de Medio Maratón. “Fue una señal que me ayudó a sentir que podía encarar los objetivos de este año 2020. Ganó Joaquín Arbe y pude hacer una buena carrera. Corrí de atrás, me sentí muy bien y cuando me dí cuenta, estaba peleando el segundo lugar que finalmente gané”.

Esa sensación se completó el último día del año con el triunfo en la San Silvestre de Buenos Aires. “Hay que remar mucho para estar en ese nivel y no sólo darme cuenta que puedo estar de igual a igual con los mejores, sino que también puedo ganar una carrera de ese nivel, corriendo los 8 kilómetros a un promedio de 2.58 minutos el kilómetro”.

Te puede interesar
La C.A.I. ensayó una probable para el sábado

El Centro de Periodistas Deportivo lo premió con la Mara Dorada, como el Mejor de 2020. “Otro mimo para mí y para mi entorno. Digo a mi familia especialmente, mi compañera Salomé, mis hijos Luna y Nahuel, pero también los grupos de entrenamiento que tengo a cargo. Logramos una linda afinidad a través del atletismo. Siempre están para ayudarme.

Como un simple ejemplo, cuando me tuvieron que dejar o buscar en el aeropuerto a las dos de la mañana, siempre estuvieron a disposición. Parecen cosas muy pequeñas, pero que para mí valen oro, porque no miden si salgo primero o quinto. Siempre están”.

Hubo un sinceramiento final. “En estos cinco años de tratar de estar arriba, jamás hice una preparación como la que voy a encarar este mes. Tengo unas ganas tremendas de demostrar que puedo.

Siempre me acuerdo aquello de mi tío, de conocer lugares a través del atletismo. En ese momento, mi sueño era venir a Comodoro para correr Crónica, hoy ese sueño es ganarla y también correr este año en las calles de Tokio”.

De nuevo en Kasike

Con Hugo Berra, referente de Kasike Team, David Rodríguez sostiene un vínculo que se mantuvo más allá del sponsoreo que logró durante un año y medio con la firma Fila.
– “Fue un año y medio muy hermoso para mí. Pero decidí salir para poder concentrarme en los objetivos que me planteé.

Es sabido que si representas a una marca, hay que cumplir con las carreras que te van detallando. Siempre cumplí, pero si hubiera seguido con Fila, sería superposición de intereses, entre lo que necesitarían ellos que haga presencia en determinadas carreras y mi intención de prepararme para dar la marca de Maratón”.

– “Obviamente, terminé muy bien con la marca. Quedaron las puertas abiertas para establecer algún otro vínculo en el futuro”.
_ “Ahora otra vez toma fuerza Kasike Team en mi vida. Con Hugo Berra respaldándome como siempre lo hizo. Me ayudan en todo lo que necesito para poder enfocarme en mi objetivo. Es algo muy importante para mí y lo valoro muchísimo. Es una contención que realmente no tiene otro sustento que la amistad y el respeto que siempre nos mantuvo cerca”.

Entrenar en Comodoro es un privilegio

Ya son ocho años en la ciudad y David se siente un comodorense más. Existe un sentido de pertenencia que lo une con mucha fuerza.
Será por ese frío invernal que chocaba en las mejillas cuando trepaba en las lomas del cordón forestal. Será también por ser referente de grupos de atletismo que entrena y que siempre están para brindar una mano.
Será porque sus dos hijos nacieron en la ciudad, porque hizo su vida en Comodoro y fundamentalmente, porque de tanto andar por las calles y senderos de Comodoro, es uno más de esta tierra.
– “Entrenar en Comodoro es un privilegio. Nuestra geografía te da la posibilidad de tener las alternativas que se necesitan para una buena preparación. Entrenando, conocí lugares maravillosos de esta tierra”.
– “Cuando en las mañanas salía hacia el cordón forestal con mucho frío y hasta viento, pensaba en el objetivo. Como a todos, el esfuerzo es algo que cuesta sacar a la luz, pero cuando hay un convencimiento que sin esfuerzo no hay premio posible, las ganas fluyen. El frío se siente menos y cuando finalizas, aparece una sensación de satisfacción muy especial”.
– “Yo siento el cariño de la gente de la ciudad, me siento como un hijo adoptivo y quiero responder representando al atletismo comodorense de la mejor manera. Yo aposté hacer mi vida en Comodoro y acá estoy, como otro ciudadano que cuando no está en este suelo, lo extraña”.
– “En julio, tuve una lesión en el tobillo derecho que no me permitió entrenar bien por un mes y medio. Podía trotar, pero no exigirme. Me costó volver, pero no me quedé, siempre pensé en estos cuatros meses que vienen. Para salir de la lesión conté con la ayuda de Fernando De Brito de Kinetic, a Diego Pintos un profesional que me acomodó muy bien y también a Fernando Pintos, un masajista que hace un trabajo tremendo sobre las articulaciones”.

Comentar
- Publicidad -