Piñera convocó al plebiscito para la reforma constitucional y prometió investigar los abusos

Sebastián Piñera convocó ayer formalmente el histórico plebiscito en el que los chilenos decidirán si cambian la Constitución heredada de la dictadura de Augusto Pinochet, uno de los reclamos del movimiento social que estalló en octubre, en el que han muerto al menos 26 personas.

Al mismo tiempo, Piñera reconoció “abusos, atropellos y violaciones” a los derechos humanos durante la represión policial de las protestas, y aseguró que las denuncias serán investigadas, luego de que ayer fuera criticado por afirmar que muchos videos de violencia policial eran falsos.

“Quiero convocar con mucha alegría y entusiasmo a todos nuestros compatriotas a participar del plebiscito que tendremos el 26 de abril de 2020”, anunció Piñera, que al asumir el gobierno, en marzo de 2018, había descartado la reforma constitucional que impulsaba su predecesora, Michelle Bachelet.

Piñera promulgó el lunes la ley que permite convocar un plebiscito para decidir si se cambia la Constitución heredada de la dictadura (1973-1990), tras un histórico acuerdo político en respuesta a la crisis social.

En la consulta, los chilenos deberán responder dos preguntas: si quieren o no una nueva Constitución, y qué tipo de órgano debería redactar esa nueva Carta Magna.

Sobre la segunda pregunta, detalló ayer el presidente, hay dos opciones: “Una convención constitucional íntegramente compuesta por constituyentes elegidos” o “una convención constitucional mixta en la que habrá una mitad elegida directamente y la otra mitad elegida por el Congreso”.

Te puede interesar
Alemania, Francia y Reino Unido instan a Irán a mantener el acuerdo nuclear

“Los chilenos vamos a tener la primera palabra en escoger qué caminos queremos seguir y qué mecanismos queremos adoptar. Y en caso de acordarse una convención constitucional, los chilenos también tendremos la última palabra, porque habrá un plebiscito ratificatorio, de forma tal que la participación de los ciudadanos será amplia y efectiva”, recalcó.

Disculpas. El mandatario también salió al cruce de las críticas que recibió por cuestionar la veracidad de los videos sobre la violencia en la represión policial de las protestas, que le valieron a su gobierno un duro informe de la ONU y condenas de Amnistía Internacional y otros organismos.

“No me expresé en forma suficientemente precisa, provocando interpretaciones que no representan mi pensamiento”, dijo Piñera en un video publicado en Twitter, sobre las afirmaciones en una entrevista con la cadena CNN, en la que había dicho que muchos de esos videos eran “falsos o filmados fuera de Chile”.

Comentar
- Publicidad -