Comodoro y Rada Tilly a todo verano

Como adelantó el Servicio Meteorológico Nacional, desde la madrugada de ayer comenzó a calmar el viento que durante casi toda la semana se mantuvo sobre la zona, con fuertes ráfagas y la jornada comenzó a tornarse en una verdadera postal veraniega que colmó las playas comodorenses y radatillenses, con miles vecinos dispuestos a disfrutar del sol.
Sin el molesto polvillo en suspensión, el que coronó la ciudad en las últimas horas, las playas se vistieron de colorido con trajes de baño, reposeras, sombrillas o pequeñas carpas en los más variados tonos mientras que, protector en mano, los mayores se esforzaban por proteger la piel de los más pequeños quienes, predispuestos al disfrute, corrían por las playas o paseaban en patines y bicicletas.

La temperatura superó el pronóstico de 26 y casi alcanzó los 28 grados, convirtiéndose en una máxima que, si bien menor que la del viernes, logró un pleno paseo familiar gracias a la ausencia del viento, aumentando también el tráfico en una ruta ya colapsada con el tránsito habitual, hacia las playas radatillenses o algo más al sur.

La extensa playa de arena de Rada Tilly estuvo completa. Pero también fue muy concurrido el paseo costero. Gente caminando, en bici o en patines disfrutó de la jornada.

Esta situación transformó por algunos minutos a los conductores que, tensos por la cantidad de vehículos y el lento tránsito, extremaban cuidados en el desplazamiento aunque, luego todo fue olvidado bajo los rayos del sol en la costa, o en el descanso domiciliario luego de la jornada playera.

Te puede interesar
Clima: jueves ventoso y con una máxima de 20 grados

En definitiva, una tarde de verdadero verano gracias a una jornada limpia de arena volada, sin vientos y con una presencia de seguridad en playas que también mereció el elogio de la mayoría de los paseantes. Hubo controles y llamados de atención, especialmente por consumo de bebidas alcohólicas al aire libre -lo que está prohibido por ordenanza-, mientras que los guardavidas aportaron confianza a través de la permanente observación desde costa.

En la Villa Balnearia se pudo observar también, como en Comodoro, la presencia de carritos de comidas. Un punto muy visitado, sin dudas.

Párrafo aparte merece la presencia de público en plazas y espacios verdes de la ciudad donde también, mate en mano o con los tradicionales hidratadores portátiles, niños, jóvenes y adultos disfrutaron del calorcito que parece querer instalarse en la ciudad.

Y, es la época. Con el calor se pusieron en acción los domadores y domadoras de reposeras; un elemento indispensable para muchos si de disfrutar de cara al sol se trata.
Comentar
- Publicidad -