Paredes: “Sigue todo igual o peor, vivo amenazada”

Así lo señaló la mujer brutalmente golpeada por su expareja en 2018, quien ahora utiliza una tobillera electrónica para evitar el contacto. Ahora la víctima dio a conocer que no solo recibe amenazas constantes por parte del victimario sino que también personal del Centro de Monitoreo de Trelew se burla de ella ante sus llamados.

Ayer se hicieron públicos audios donde se evidencia el erróneo accionar de personal femenino del Centro de Monitoreo de Trelew quienes se pusieron en contacto con Lorena Paredes, víctima de violencia de género, quien cuenta con un botón antipánico para asegurar que su expareja, Luis Vidal, cumpla con la prohibición de acercamiento. En este marco, le plantearon que se encontraba cerca del lugar donde reside el victimario y que debía retirarse, a lo que ella respondió que estaba en la feria La Saladita, que está a tres cuadras y media de la vivienda de él, y les reclamó que deberían intervenir cuando él la hostiga pero sin embargo no lo hacen.

“Usted no puede estar ahí” es lo primero que le dice una de las mujeres a Paredes, pero al justificar que se encontraba en la popular feria comprando le indican: “otra cosa es que sea horario escolar. Ud. no puede estar ahí, está equivocada. ¿Usted me va a dar órdenes ahora?”.

Tras cortar la comunicación, indignada por lo sucedido Paredes llama nuevamente y al ser atendida señala “quiero dejar asentado que cuando él pase por afuera de la casa de mi mamá tiene que sonar esto”, pero no solo se encontró con la negativa y que le dijeran “loca” sino que la interlocutora comenzó a cantar “Feliz Navidad” para no escuchar el reclamo.

Miedo e incompetencia

En diálogo con este diario, Paredes expresó que “cada vez que esta persona se acerca suena el rastreador y deberían llamar pero no siempre es así; varias veces se acercó a mi trabajo o en la calle y no me llaman, por eso trato de resguardarme. Estas dos personas llamaron porque estaba a tres cuadras y media de la casa de él y no me dieron sus nombres. A veces yo soy la que llama y no me atienden, tengo miedo por la incompetencia de estas personas que deberían estar capacitadas para resolver una urgencia”.

Te puede interesar
Dos lesionados y un chico grave en sucesión de accidentes viales en Trelew

Hostigamiento constante

Mientras espera el juicio contra Vidal que está previsto que comience en marzo, Paredes remarcó que “este personaje nunca paró de hostigarme, tuve que cerrar todas mis redes sociales porque sacaba fotos mías para publicarlas, mandaba mensajes a mis papás amenazándolos con difundir imágenes mías, incluso a la gente que se acercaba a mí les decía que le iban a pasar cosas malas. Mandaba a personas a sacar fotos a mi casa cuando estaba con amigos” dijo, y lamentó que “sigue todo igual o peor, vivo amenazada, él tiene la tobillera pero se siente libre, porque la policía en vez de vigilarlo a él me vigila a mí”.
Asimismo comentó que “su mamá también fue a amenazarme a mi trabajo, hace un mes hice una exposición y quedó archivada, desde el Tribunal de Familia nunca me llamaron pese a que pedí una restricción”.

Finalmente, sostuvo que “los policías viven diciendo que me rescataron y no es así; ese día mi captor me liberó, no ellos y me tuvieron media hora en un móvil hasta que me llevaron al hospital, no les debo mi vida ni nada a ellos. Si ellos hubieran hecho su trabajo desde un principio nada hubiera pasado, estoy viva gracias a mí porque resistí y sigo resistiendo. Si hacen esto conmigo no quiero imaginar lo que hacen con el resto de las mujeres” concluyó.

Comentar
- Publicidad -