El abogado Romero en huelga de hambre donde está preso, denuncia condiciones indignas de detención

El letrado se encuentra con prisión preventiva en una causa por tentativa de homicidio y actualmente está detenido en la Alcaidía Policial de Trelew adonde lo trasladaron la semana pasada porque en su anterior alojamiento le habrían encontrado alcohol y drogas. Él lo desmiente.Trelew (Agencia) El abogado Oscar Romero está desde el domingo en “huelga de hambre” a modo de reclamo por las condiciones en las que se encuentra alojado en la Alcaidía Policial de Trelew.

A Romero lo trasladaron allí la semana pasada, porque le habrían encontrado drogas y alcohol en el lugar en donde venía cumpliendo la prisión preventiva que le dictaron hace casi seis meses, en la causa en la que le imputan haber intentado asesinar a balazos a un tapicero en un resonante caso que ocurrió a mediados de año al sur de la zona céntrica de Trelew.

El letrado niega que le hayan encontrado sustancias prohibidas y sostiene que lo usaron para sacar al jefe del Centro de Detención en donde él estuvo alojado hasta que -a modo de castigo- lo mandaron a la Alcaidía. Desde allí Romero mando una carta de puño y letra al responsable de esa dependencia, el comisario Gabriel Araujo, en la que además de anunciar que comenzaría con la huelga de hambre el domingo las doce, enumera las circunstancias por las que considera que “no es digna” la manera en que lo tiene preso ahí.
En un primer punto el abogado indica: “Falta de lugar estable de alojamiento, deambulando entre la celda de visitas íntimas, la de visitas especiales y la celda para entrevistas con los abogados. Con el colchón asignado y mis enseres a cuestas en cada traslado de práctica cotidiana”.

Te puede interesar
El área de servicios de la Municipalidad limpió la costanera

Luego denuncia: “Martirio sicológico por la permanente inestabilidad de la situación habitacional con cambios repentinos que impiden la adaptación al entorno”. Agrega: “Falta de higiene generalizada en dichas celdas” y seguidamente asegura: “Constante dependencia de autorización policial para satisfacer necesidades fisiológicas básicas”.

También sostiene que hay “ausencia de condiciones mínimas de habitabilidad para actividades recreativas primarias como lectura, descanso, meditación, etc”. Y además: “Falta de espacio suficiente para actividades físicas necesarias, como caminar unos pocos pasos”.

Casi al final de la carta, Romero le observa el jefe de la Alcaidía: “Advertirá usted que los lugares en donde permanezco encerrado las 24 horas del día no han sido diseñados como sitios destinados al alojamiento de detenidos y ello atenta contra el trato digno que me merezco”.

Y al concluir dice: “En definitiva, manifiesto que no toleraré más manoseos de la dignidad que me corresponde como ser humano, por lo cual si su designio final o de los que lo mandan es exterminarme poco a poco estoy dispuesto a contribuir para que obtenga un pronto desenlace, pero eso sí, siempre con la frente en alto, y no besando el piso como seguro desearían verme”.

Comentar
- Publicidad -