El Gobierno oficializó la intervención de la AFI mediante un decreto

El documento lleva la firma del presidente Alberto Fernández, del jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, y de todos los ministros. También confirmó como nueva titular a Cristina Caamaño, quien deberá presentar una “propuesta de reformulación del Sistema de Inteligencia Nacional”.

El Gobierno confirmó este sábado la intervención de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI) “por el plazo de 180 días” y la designación al frente de este organismo de la fiscal Cristina Caamaño, quien deberá presentar una propuesta ante el Ejecutivo Nacional para reformar el sistema actual de espionaje. Las medidas se hicieron efectivas a partir del Decreto 52/2019 publicado en el Boletín Oficial.

El documento, que llevó las firmas del presidente Alberto Fernández, el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, y de todos los ministros; le otorgó un marco normativo a la reorganización de la AFI, que había sido anticipada por el propio mandatario nacional durante su discurso de asunción.

Entre otras cosas, el texto estableció que “todas las modificaciones dispuestas por la Interventora en ejercicio de las atribuciones” tendrán “carácter público”, excepto aquellas “que por razones estrictamente funcionales requieran” de ciertos “niveles de seguridad de la información”.

Además, ordenó a Caamaño “preparar y elevar a consideración del Poder Ejecutivo una propuesta de reformulación del Sistema de Inteligencia Nacional, que garantice la producción de información de calidad y oportuna para la seguridad interior, la defensa nacional y las relaciones exteriores de la Nación, limitando el accionar de cada uno de sus componentes a las funciones constitucionales y legales respectivas y reduciendo la actividad confidencial al mínimo necesario funcional”.

Te puede interesar
Un mes más de congelamiento para la cuota de los créditos UVA

La fiscal, que es además presidenta de la agrupación Justicia Legítima, también podrá cambiar el “régimen de intervención de fondos reduciendo las partidas confidenciales al mínimo indispensable para su funcionamiento”.

Esta fue otra de las promesas que hizo Alberto Fernández, quien en su discurso tras el traspaso de mando aseguró que ese dinero iba a ser utilizado para financiar el plan contra el hambre.

 

Comentar
- Publicidad -