La oposición no dará quórum y el oficialismo prepara una jugada inédita

Juntos por el Cambio decidió por unanimidad “no acompañar una ley que significa anular al Congreso”. Como respuesta, en el Frente de Todos evalúan que los diputados que asumieron como funcionarios participen de la sesión de Emergencia Económica para asegurar el debate.

Funcionarios del gobierno nacional concurrirán este miércoles al Congreso para exponer sobre el proyecto de ley de Solidaridad Social y Reactivación Productiva que el Poder Ejecutivo envió al parlamento para declarar la emergencia pública por el término de un año.

El oficialismo buscará emitir dictamen en una reunión de dos comisiones y aprobar mañana jueves esta iniciativa, en la primera sesión extraordinaria convocada bajo la administración de Alberto Fernández. Pero Juntos por el Cambio adelantó que no dará quórum.

Por eso, en Casa Rosada comenzó a analizarse una estrategia inédita: habilitar a los diputados que tenían mandato vigente y asumieron como funcionarios en distintas áreas a participar del debate de la Ley de Emergencia Económica que se realizará el próximo jueves.

“Posiblemente vengan y se queden como diputados hasta que las leyes que nos pide el Presidente se sancionen”, explicó la legisladora nacional Cecilia Moureau, quien aseguró que recibieron la instrucción del presidente de Alberto Fernández de garantizar la discusión.

Los dipu-funcionarios que serían determinantes para lograr la aprobación del paquete de emergencia económica son, entre otros, Victoria Donda (titular del Inadi), Juan Cabandié (ministro de Ambiente), Agustín Rossi (Defensa), Daniel Arroyo (Desarrollo Social), Luis Basterra (Agricultura), Felipe Solá (Canciller), Luana Volnovich (PAMI), Eduardo “Wado” De Pedro (Interior), Roberto Salvarezza (Ciencia y Tecnología), Fernando Espinoza (intendente de La Matanza), Daniel Scioli (embajador en Brasil) y Horacio Pietragalla (Secretario de Derechos Humanos).

La maniobra surge como respuesta a la decisión de Juntos por el Cambio de no dar quórum y es posible gracias a un vacío que se abrió en la Cámara, publicó el portal Infobae.

Como todavía no se aceptaron las renuncias de los diputados salientes y no se le tomó juramento a sus sucesores, los funcionarios están en condiciones de retornar a su banca. Una de las opciones es que tomen licencia en sus actuales puestos para evitar que renuncien a los cargos que acaban de asumir.

Te puede interesar
Zaffaroni y Ferreyra, abogados de Evo Morales en causas que tiene en Bolivia

“Un ministro se puede reemplazar, pero lo que no podemos hacer es dejar al país sin medidas que son necesarias. Necesitamos medicamentos para los hospitales y eso requiere la emergencia sanitaria. Tenemos un montón de medidas que tomar de las cuales dependen la vida de los argentinos”, aseguró la massista Moreau, en diálogo con El Destape radio.

La postura de Juntos por el Cambio

El Gobierno busca darle dictamen al megaproyecto para aprobarlo este jueves en la Cámara baja y el viernes, sobre tablas, en el Senado.

Sin embargo los diputados de Juntos por el Cambio, tras una acalorada reunión de interbloque, acordaron no dar quórum. Así ganó la postura más crítica, como la de Alfredo Cornejo quien definió al proyecto como “invotable”.

“Resolvimos no acompañar la ley y no dar quórum. El proyecto perjudica a los jubilados, otorga una emergencia más amplia que en 2002 y desguaza al Congreso”, declaró el jefe de la bancada, Mario Negri.

La jugada de la principal fuerza opositora amenaza con complicarle al oficialismo la chance de conseguir los números para habilitar su tratamiento, teniendo en cuenta que en el Frente de Todos todavía no juraron en sus bancas quienes reemplazan a los diputados que se fueron al Gabinete y otros cargo ejecutivos.

Según publica el diario Clarín, el oficialismo quiere sesionar este jueves, cuando deberían jurar los reemplazantes del Frente de Todos. Pero si Juntos por el Cambio no da quórum y los aproximadamente 15 diputados del Frente de Todos no pueden asumir, el oficialismo no tendría los votos necesarios para habilitar el debate.

Mientras estudia como contrarrestar la jugada opositora, el peronismo destaca que los gobernadores radicales (Rodolfo Suarez, entre ellos) y el alcalde porteño Horacio Rodríguez Larreta ya comprometieron su apoyo a Fernández.

 

En cambio, tanto el bloque Unidad Federal liderado por el mendocino José Luis Ramón como el Interbloque Federal que conduce Eduardo “Bali” Bucca, están dispuestos a “darle al Ejecutivo las herramientas necesarias” para superar la crisis, aunque pedirán algunos límites.

Comentar
- Publicidad -