Nicolás Maduro anunció que se activó una orden de arresto contra Guaidó

Según el mandatario, quienes encabezan una “conjura sangrienta”, y pretenden concretar un golpe con cooperación “civil, policial y militar” ya tienen un pedido de captura.

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, afirmó que se activaron órdenes judiciales y de la fiscalía para capturar a los involucrados en una supuesta operación terrorista a la cual calificó como “conjura sangrienta”. Según su acusación, quien encabeza esta organización es el mandatario interino designado por el parlamento, Juan Guaidó.

Ayer, durante un acto en la Asamblea Nacional Constituyente (ANC), el mandatario ya se había referido al líder opositor López y su “subordinado”, Guaidó, como un “un monstruo fascista, psicópata, que ha estado 20 años detrás de todos los hechos golpistas, violentos, siempre. Lleva la violencia en la sangre, es un enfermo mental de la violencia y un ladrón además”.

La conjura fue desvelada originalmente este sábado por el ministro de Comunicacion, Jorge Rodríguez, quien informó que los organismos de seguridad habían desarticulado un plan terrorista encabezado por López -que en la actualidad está en calidad de huésped en la residencia del embajador español en Caracas-, Guaidó y el Gobierno del presidente colombiano, Iván Duque.

Maduro completó este domingo esos datos y agregó que dichos ataques iban a tener lugar “en varias ciudades del país para provocar un baño de sangre militar, popular y ensombrecer y bañar de sangre las navidades y las festividades del pueblo de Venezuela en este 2019”.

Te puede interesar
No habrá clases presenciales en el comienzo del ciclo lectivo 2020-21 en Venezuela

Frente a ello, aseguró que “gracias a la cooperación civil, policial y militar” lograron detectar y desactivar el plan. En este sentido, reveló que el viernes la Cancillería recibió una llamada del encargado de negocios de la Embajada de EE.UU. ante Venezuela, que opera de forma virtual, James Story, a quien acusó de ser el “encargado de la conspiración”.

Según su relato, Story llamó al vicecanciller, Carlos Ron, durante un confuso incidente producido en la noche de este viernes alrededor de la diputada suplente Yanet Fermín, también acusada por Rodríguez de estar involucrada en la conjura, en cuyo domicilio se presentaron varios agentes aunque finalmente no fue detenida.

Por eso, se mostró sorprendido por el hecho de Story se preocupara así por “una diputada suplente, una diputada gris que no le conocen en su casa”.

En su opinión “la desesperación” llevó a la Administración de Estados Unidos “a cometer errores” al preocuparse por Fermín, lo que considera que prueba la relación de ese Gobierno con la conjura.

 

Comentar
- Publicidad -