“Las Sardinas”, el multitudinario movimiento que se enfrenta a la extrema derecha en Italia

Mattia Santori

Son cientos de miles, aglomerados como “sardinas enlatadas” en las amplias plazas y estrechas calles de Italia. Su marea ha crecido desde mediados de noviembre y ya son portada en los medios, como “pescado fresco” en el supermercado de la política europea.

Su marea fue creciendo desde mediados de noviembre y ya son portada en los medios. El pasado 14 de diciembre se reunieron en lo que se considera su concentración más concurrida.

Son las llamadas “Sardinas”, un movimiento de izquierda que promueve los derechos humanos, la tolerancia y el respeto a los migrantes.

Y que, también, busca detener el ascenso de un “enemigo” poderoso: Matteo Salvini, el exministro de Interior que promovió un fuerte discurso antiinmigrante y de extrema derecha durante su paso por el gobierno.

El movimiento, que comenzó hace un mes en las calles de Bolonia para denunciar las políticas de ultraderecha de la Liga, el partido de Salvini, realizó este fin de semana su mayor manifestación hasta la fecha: decenas de miles de personas tomaron la Piazza San Giovanne de Roma.

“Ha llegado el momento en que la gente ya no puede permanecer pasivamente en casa, es hora de tomar una posición”, declaró uno de los fundadores del movimiento, Mattia Santori, a la televisión pública italiana RAI.

Las Sardinas no tiene vínculos formales con ninguno de los partidos políticos italianos y los organizadores aseguran que no buscan convertirlo en uno.

Te puede interesar
Inter remontó con gol de Lautaro Martínez y el Milan recuperó la punta

Han convertido al pequeño pez en su símbolo y como un “himno informal” suelen cantar ‘Bella Ciao’, una famosa canción antifascista de los partisanos italianos.

Ante la posibilidad del ascenso de la Liga en Emilia-Romagna, Santori y otros tres compañeros de apartamento convocaron a una manifestación en Bolonia el pasado 14 de noviembre, que coincidía con una visita de Salvini.

El líder de extremaderecha se preparaba para lanzar su campaña en un pabellón deportivo que puede albergar a 5.700 personas.

Los cuatro amigos llamaron a una movilización en una plaza cercana, con el objetivo de lograr una participación de 6.000 personas, la capacidad máxima del lugar y para superar el apoyo a Salvini.

Pidieron que no se llevara pancartas o banderas políticas, para no contaminar la protesta con afiliaciones a ningún partido.

Participó más del doble de personas de las que se esperaban.

Y la movilización fue como una chispa en el polvorín: comenzó a ganar miles de adeptos por toda Italia e incluso llegó hasta Nueva York.

En pocas semanas, las protestas se esparcieron por varias de las ciudades más importantes del país hasta que finalmente llegaron a Roma este fin de semana.

“Algo grande está pasando. Es hora de hacerles saber que nos hemos despertado contra el racismo, el odio, contra las personas que nos ponen a luchar entre sí”, contó a la BBC Alessandra Giordano, una estudiante de 24 años durante una protesta en Milán.

Te puede interesar
Inter remontó con gol de Lautaro Martínez y el Milan recuperó la punta

Comentar
- Publicidad -