Los sueños existen para ser cumplidos

Ayer se cumplieron 10 años de la inauguración de la cancha de césped del Club Atlético Huracán, en el mítico predio “César Muñoz”. La Comisión de Obras se propuso cristalizar un anhelo que costaba concretar y que finalmente vio la luz el 12 de diciembre de 2009. “Fue una gran patriada, unimos esfuerzos que en algún momento se habían dispersado, pero que pudimos reunir para que el césped sea realidad”, dijo Lucio Coñocar.

El primer intento no había sido fructífero. Los buenos propósitos no siempre concluyen con final feliz. Allá por 2007, hubo un primer sembrado en la cancha, una iniciativa que tuvo a una buena parte de la hinchada como motor esencial. Pero no resultó.

Aún así, el gran objetivo estaba como faro. El grupo conductor de Comisión Directiva tenía pensamientos dispares entre lo referido a la parte futbolística -esencia histórica del Globo- y la idea de construir bases edilicias que dejaran marca en las entrañas del club.

Se decide separar las aguas para que la energía se canalice de la mejor manera. De este modo, una rama se convierte en motor del “Objetivo césped”. Ese grupo lo integran Gustavo Córdoba, Lucio Coñocar, Ismael González, Gustavo De Vadillo, Tito Córdoba, Carlos Vargas y Ricardo Muttio.

“Allí empezamos a renovar la esperanza de recuperar ese césped inicial que no se pudo concretar. Fue una mancomunión muy buena, nos propusimos gestionar mucho y bien. Se fueron superando las etapas para poder caminar cada vez más fuerte. También fue fundamental el aporte de Ricardo Guerreiro con el aporte del movimiento que significaba agregar 200 camionadas de piedra bocha que había sido donada por C.A.I.”, recuerda Lucio Coñocar.

Te puede interesar
Los veteranos de Laprida resurgen en color verde

Gustavo Córdoba comenzaba su etapa dirigencial con un desafío que lo comprometió a tal punto que luego fue presidente, sucediendo a Ernesto Solari, quien ocupaba la titularidad de Comisión Directiva en ese proceso. “Parece mentira que haya pasado tanto tiempo. La verdad que fue una patriada en la que nos comprometimos muy fuerte para poder lograrlo. Hoy uno mira la cancha y repasa todo el esfuerzo de gestión que se debió hacer para el césped y todo lo que reclamaba una cancha más acorde a estos tiempos”, señaló.

“Fuimos haciendo las cosas poco a poco, el grupo también se fue enfocando en diferentes frentes, como el agregado de las placas de cemento para las tribunas que gestionó y colocó Carlos Vargas, el alumbrado de parte de Claudio Jurdana y Tito Córdoba”, agregó Coñocar.
Por otro lado también impulsaban el alambrado perimetral y el cementado alrededor de la cancha, Ismael González, Raúl Martínez. Se fueron agregando también Carlos Linares, Leonardo Rocha y Juan Pablo Luque para consolidar las gestiones que fueron alimentando toda la infraestructura de la cancha, como el caso de plateas, cabinas de transmisión, etc.
“Recuerdo que en mi caso, armé la camiseta del hincha como para adquirir la manga, construir modernos bancos de suplentes. Todos aportábamos ideas en procura de generar fondos que sigan solventando el crecimiento”, anexó Coñocar.

Te puede interesar
Los veteranos de Laprida resurgen en color verde

Después de mucho trajín, de buscar la idealización de los diferentes aspectos de la cancha, llegó el día de la inauguración. “Hubo partidos con participación de glorias del club, equipos de veteranos. La idea siempre fue hacer partícipes a todos los que marcaron la historia de Huracán. Fue un día inolvidable, una fiesta para toda la gente de nuestro club”, recordó Córdoba.

Banda de Regimiento interpretando el Himno Nacional, bendición del Padre Corti, ambiente festivo, la vedete Andrea Rincón como invitada especial, hinchas emblemáticos, ojos brillosos a punto de dejar caer lágrimas, sonrisas, abrazos y muchas felicitaciones para quienes pudieron cristalizar el sueño de la cancha de césped.

“Cuando empezamos a hablar de concretar ese sueño parecía casi imposible de hacer realidad, pero fuimos avanzando y eso nos motivó a todos. Porque no paramos con la cancha de césped natural, un año después se pudo gestionar y tener la cancha de sintético. Jugamos partidos nocturnos con muy buena iluminación. Lo mismo con la Escuelita de Fútbol, se creó en esa etapa y hoy sigue generando jugadores para las divisiones de nuestro club. A diez años de aquel día que inauguramos lo que denominamos “El Templo”, la verdad nos sentimos orgullosos de haber cumplido lo que se prometió en su momento”, completó Coñocar.

Comentar
- Publicidad -