Sinfónica para 50 años cooperativos

La historia del cine teatro Diadema alojó las Bodas de Oro de una institución que brinda servicios a los vecinos.  La celebración fue a toda orquesta con la Sinfónica universitaria.

(Por Marcelo Melo) Todo estuvo dado desde un primer momento y el hilo conductor fue premiar la historia. El concierto coronó las Bodas de Oro de una institución que, a través de la cooperación, promueve y ejecuta servicios públicos; celebrado en el cine/teatro levantado en Diadema por los tenaces inmigrantes que abrieron camino, con la participación de la primera Sinfónica emergente en la ciudad, amparada por la universidad de la Patagonia.

Y fue a sala llena, vecinos del barrio, y otros llegados desde diversos asentamientos de la ciudad, colmaron el recinto para celebrar los 50 años de CoViDiAr. Fueron audiencia del variado y popular repertorio de la Orquesta de la UNPSJB, y de autoridades que detallaron los pasos positivos en medio siglo de trayectoria, además del reconocimiento a protagonistas claves que lo hicieron posible.

Un desafío, que inquietaba a los músicos en la previa, era  comprobar cómo iba a jugar la acústica de la sala, examinar que la construcción había tenido en cuenta ese aspecto. Y vaya que fue satisfactorio, el director de la orquesta no sólo lo destacó, sino que elogió otros cualidades necesarias para un concierto exitoso. “La acústica nos dejó altamente satisfechos, vamos más profundo: la reverberancia y sonoridad fueron increíbles. Eso te permite apreciar los matices y detalles, esos que en nuestra sala de ensayo -aula magna de la universidad- no tenemos sin un gran sonido.  Y estamos doblemente felices, por un lado haber sido convocados por los 50 años de la institución, y por el otro actuar en esta sala recuperada para este tipo de conciertos y otros espectáculos. Es para todo el barrio y la ciudad” manifestó el venezolano que lleva la batuta desde el inicio del proyecto orquestal, Luis Miguel Acosta Rodríguez.

La selección de piezas y autores reconocidos para ser interpretadas por los 40 instrumentistas, incluyó desde clásicos del gran compositor argentino Astor Piazzolla, Libertango fue el que coronó el concierto, y otras exquisiteces de dos glorias rusas: Nikolái Kórsakov y Piotr Ilich Tchaikovsky. “Siempre tenemos que tener en cuenta que las orquestas se están iniciando, la cultura de apreciarlas en vivo recién se está formando, estamos educando y no se menosprecian autores consagrados” manifestó a DOM este joven que además de llevar las riendas de la formación universitaria, también lo hace en Las Heras y en la escuela comodorense 806, pero su idea es que se armen orquestas infanto-juveniles en los barrios, “Diadema espero que pueda tenerla, como también Sarmiento y Río Mayo. En esos lugares también existe alta demanda”. Concluyó recordando que el último opus se brindará el 13 de Diciembre Día Nacional del Petróleo.

Venezuela se hermana en Comodoro

El concierto del sábado pasado fue tomado con mucho compromiso por la importancia de la celebración aniversario, y con nervios –superados con el correr del tiempo- por un connacional del director, médico llegado en búsqueda de su futuro tras recibir diploma universitario. Eduardo Chirinos contó que la diáspora que se vive en el país caribeño lo trajo por aquí. A la par que se fue formando en medicina, estudió música por espacio de 15 años. “Hace un mes que me incorporé a la formación de esta universidad patagónica, y estoy tratando de comenzar mi trayectoria como médico en esta tierra. Fue muy emocionante debutar frente a público comodorense, me hizo recordar momentos en mi Venezuela, ejecutando el instrumento y estudiando.  Es muy bonito y ahí terminás de comprobar que es muy cierto que la música es lenguaje universal. Y para mi sorpresa el director que me encuentro es venezolano”.

Te puede interesar
Presentan en el MACN a “Los dinosaurios del fin del mundo”

Por último, la vocera comunicacional del elenco, violinista además, Silvia Alejandra Miscoria, dio cuenta del segundo año de la orquesta a punto de culminar y la rápida evolución que transcurriendo, “pasamos de un grupo de personas que nos juntamos hace unos tres años, con inquietudes de formarla, fuimos siete los que comenzamos, pasamos a 13 ejecutantes y cuando llegamos a 20 fuimos a buscar una entidad que nos cobije y hacerlo de manera más formal. Comodoro no tenía una Sinfónica y fuimos a la universidad, nos dieron un lugar y hoy somos una cuarentena de músicos con respaldo de la Secretaría de Extensión y la evolución se va viendo. Estamos organizando audiciones para incorporar más instrumentos y capacitaciones con músicos profesionales, con talleres, de violín, violoncello y tango para orquesta”.

Condolencias

Al cierre de esta edición, los músicos de la Sinfónica quisieron hacer llegar un sincero homenaje a Alberto Ayape, ex rector de la Universidad, fallecido esta semana, ya que fue durante su mandato que nació el elenco de instrumentistas. “Los integrantes de la  Orquesta de la UNPSJB desean ofrecer sus más profundas condolencias a la familia y amigos del CPN Alberto Ayape, quien  nos vió nacer en su gestión como Rector de la Universidad a la cual representamos” enviaron a DOM. Docente jubilado de la Facultad de Ciencias Económicas, desempeñó el cargo de rector de esta casa de estudios entre 2013-2017, anteriormente había ejercido como Secretario de Extensión Universitaria, en dos gestiones: 2005-2009, acompañando al ex rector, Jorge Gil y en 2009-2013, junto al ex rector, Adolfo Genini.

Tesoro del barrio

Un plus, al que asistieron quienes compartieron la velada, consistió en descubrir por primera vez este cine teatro que comunica el paso del tiempo en este barrio emblemático. Otros ya lo conocían, lo disfrutaron, sabían que fue construido por la empresa Shell y era un punto de encuentro social, en los albumes fotográficos que se conservan siempre está como parte de la escenografía. A fines de la década de 1960, pasó a manos de la entonces recientemente creada CoViDiAr (Cooperativa de telefonía, viviendas y servicios públicos de Diadema Argentina). La sala de proyección y anfiteatro datan de 1933 y cuentan con más de 200 butacas divididas entre la planta baja y el primer piso, lugar  que era destinado a los jefes de la compañía holandesa. El cine tenía dos funciones por semana y una vez concluidas, cuentan los memoriosos, la avidez noctámbula continuaba en el club social, conectado por un pasillo.

CoVidiAr es un organismo público, constituido el 22 de noviembre de 1969, con el fin de adquirir viviendas y terrenos para sus socios, gestionar obras de mejoramiento para el barrio y administrar algunos servicios. Hoy ejerce la presidencia Walter Curallán, con vice en Lucas Rojas.

Comentar
- Publicidad -