El Banco Central dejaría unos US$13 mil millones de reservas de libre disponibilidad

Un estudio privado sostuvo que cuando Mauricio Macri asumió en diciembre de 2015 las reservas disponibles tendían a cero.


La nueva estimación realizada por la administración saliente del Banco Central de la República Argentina (BCRA), conducida por Guido Sandleris, es que las reservas de libre disponibilidad que dejará al nuevo gobierno superarán al final los US$ 13.000 millones. Serán unos US$ 1.000 millones más de lo previsto hasta hace un mes.

De este modo, la gestión que encabezará Miguel Pesce al frente del BCRA tendrá esos margenes para desarrollar su política monetaria, de acuerdo con un reporte de la consultora Ecolatina. A su vez, recordó que cuando Mauricio Macri asumió en diciembre de 2015 las reservas disponibles tendían a cero.

En un encuentro con asesores de bancos, Gustavo Cañonero, vicepresidente del Banco Central, estimó incluso que las reservas rozarán los US$ 15.000 millones cuando quede contabilizado el balance final al 9 de diciembre.

En el primer semestre del 2020 la Argentina debe afrontar vencimientos de deuda por unos US$ 26.000 millones, de los US$ 30.000 millones previstos para todo el año. Por esa razón, el futuro ministro de Economía, Martín Guzmán, propondrá a los acreedores postergar pagos de capital e intereses de la deuda por al menos dos años.

Las reservas totales -incluyen los depósitos de los ahorristas- cerraron en US$ 43.729 millones el jueves último, un 76% por encima de los US$ 24.862 millones que había recibido Macri de Cristina Kirchner.

Desde el cepo cambiario, el Banco Central logró incrementar US$ 1.500 millones las reservas netas, tras comprar US$ 2.400 millones.

También se convirtieron en reservas netas los US$ 7.300 millones que el Tesoro tenía “guardados” del FMI y empezaron a utilizare cuando el organismo se negó a concretar el desembolso pautado para septiembre.

En el primer semestre vencen US$ 26.000 millones (US$ 15.000 millones en dólares y el resto en pesos). Se trata de compromisos con organismos internacionales y acreedores privados. En enero y febrero hay que pagar US$ 5.500 millones, que Guzmán esperar poder reperfilar. La mayor parte de los vencimientos (US$ 18.000 millones) se concentran entre marzo y mayo.

Comentar
- Publicidad -