Dos hombres se refugian en el cementerio para ponerse a salvo de otro que los corría a los tiros

Un despechado joven armado con un arma de fuego calibre 9 milímetros apareció en la mañana de ayer por el domicilio donde actualmente reside su expareja con otro joven y la emprendió a los tiros.

Ocurrió alrededor de las 7:30 en inmediaciones de las calles Soldado Almonacid y Pasaje 10 de Junio del barrio Ceferino y el joven apuntado por el despechado y un hermano, debieron correr desesperadamente y buscar refugio en el Cementerio Oeste para escapar de las balas que pasaban cerca y dejaron sus huellas en un vehículo y en los paredones del camposanto.

Discusión en la bailanta y posterior ataque a balazos

Según informaron fuentes policiales, a eso de las 7:50 de ayer debieron acudir al límite de los barrios Ceferino y José Fuchs, inmediaciones del cementerio Oeste. Varios vecinos llamaron preocupados ya que habían escuchado varias detonaciones de armas de fuego y corridas de posibles víctimas en dirección, precisamente, al Cementerio.

Al llegar la policía se encontraron con los hermanos Gonzalo Rubén (24) y Maximiliano Gustavo P. (26), este último domiciliado en el pasaje 10 de Junio al 700, informó la policía. Ambos manifestaron que habían estado en la bailanta situada sobre calle Ameghino al 1.500 -entre Alem y Alvear- y habían mantenido una fuerte discusión a quien identificaron como Bruno Daniel V. (31), expareja de Daiana M. (29) quien ahora es pareja de Maximiliano Gustavo.

Te puede interesar
Dio marcha atrás con la camioneta y cayó al terreno de una vecina

Tras aquella discusión en la bailanta horas después Bruno V. se apersonó en el domicilio del Pasaje 10 de Junio y empezó a los tiros, obligando a que los hermanos salieran a correr para no ser alcanzados y corrieran desesperados hacia la avenida Juan XXIII y se metieran al cementerio Oeste para salvar sus vidas. El agresor se dio a la fuga.

Se convocó a la Policía Científica que levantaron al menos 10 vainas servidas y constataron daños en un vehículo Ford Kuga (JAA 861) que tenía un orificio de entrada en la puerta del baúl y el plomo quedó alojado en el asiento del conductor, también constataron dos impactos de bala en el muro de contención del cementerio.

Del violento suceso se puso en conocimiento a la funcionaria fiscal dra. Bartels y se le dio intervención a la División Policial de Investigaciones, informó por último la policía.

Comentar
- Publicidad -