Terminó la primaria para recuperar a sus hijos, pero no podrán ir a su acto de colación

Gloria, de 34 años, una mamá de Laprida que se trepa a la medianera de la escuela para poder ver a sus hijos judicializados por sus falencias socio-económicas, finaliza la semana que viene su ciclo primario con muy buenas notas. Pero su alegría se ve opacada porque sus hijos, que viven en un hogar, no podrán asistir a la ceremonia.

Gloria Arrúa asiste a la Escuela de Educación Primaria de Adultos Nº 701 de Laprida, una institución que este año celebró su 60° aniversario, donde el próximo miércoles recibirá su título de estudios primarios.

La cita será a las 19:30 en la sede de la Escuela Primaria N°3, de la ciudad de Laprida. El mayor anhelo de Gloria, que termina la escuela con muy buenas notas, sería recibir el diploma acompañada por Maximiliano, Brisa, Cinthia y Matías, sus cuatro hijos mayores, pero solo estará presente Milton, su pequeño de 6 años, el único que vive con ella.

Los tres más grandes, judicializados por sus carencias socio-económicas, viven desde hace cuatro años en un hogar de menores al que Gloria tiene prohibido el ingreso. Por eso, para verlos, se trepa a la medianera de la escuela.

Matías, el de 8 años, fue acogido hace unos meses por una familia en guarda preadoptiva de Bahía Blanca, adonde se lo llevaron y al que ya no podrá ver más por decisión de la Cámara de Apelaciones en lo Civil y Comercial Sala I.

 

Comentar
- Publicidad -