La Escuela de Futbol del Fuchs se quedó sin espacio

Ayer se acercaron hasta esta redacción, Walter Navarro y Gustavo Yauco, padre y monitor de la Escuela de Futbol de Barrio José Fuchs, que estaba funcionando en el Gimnasio “Miguel Gatti” de la Unión Vecinal del mismo barrio. “Sin explicaciones, nos dijeron sólo que teníamos que dejar el lugar”, dijo Yauco.La Escuela de Futbol de Barrio José Fuchs se creó hace poco más de un año y luego de arrancar en un playón, se pudo conseguir un espacio fijo en el Gimnasio “Miguel Gatti” de la Unión Vecinal. Los días y horario de funcionamiento se establecieron de lunes a jueves de 16 a 20 horas.

Comenzaron a reunirse chicos de 6 a 15 años hasta conformar un grupo de casi 90 participantes. También se agregaron nenas que tuvieron una buena respuesta porque al poco tiempo se abrió una posibilidad para que Sofy pueda tener una prueba en el Club Lanús.

Todo se hizo sin aranceles. Es decir la Vecinal no cobraba las horas de uso y los alumnos de la Escuela participaban de forma gratuita, sin tener que abonar una cuota mensual. En el trayecto, la Escuela intervino en un Torneo en Trelew, además de realizar viajes a diferentes puntos de la región.

“Estaba todo bien, pero imprevistamente, el presidente de la Vecinal, Carlos González nos informó que no podíamos seguir funcionando. No nos ofrecieron fundamentos concretos de la decisión, simplemente que ya no podíamos seguir. Imaginate, hubo una reacción lógica de los chicos que preguntaba por qué debían dejar de asistir y nosotros no podíamos ofrecer una explicación concreta”, señaló Gustavo Yauco, iniciador y monitor de la Escuela de Futbol.

Te puede interesar
Siguen los preparativos para la 56º edición de la corrida Aniversario Diario Crónica

Walter Navarro es uno de los padres que también se acercó para tratar de que Carlos González modifique la decisión, “la verdad, no se entienden las razones, porque en realidad no las da. Hablé con Carlos González pero no te da posibilidad de charlar como se debe. No hay modo de que entienda que no puede dejar en la calle a tantos chicos y chicas. Mi hijo quedó muy mal con todo esto. Es el gimnasio del barrio, para los chicos del barrio”, remarcó Navarro.

Una de los recursos a los que apeló Yauco, en procura de no perder el espacio deportivo se basó en la presentación a Defensoría de los Derechos de la Niñez y Adolescencia. “Pero tampoco hubo algún indicio positivo, al contrario, hubo mayor resistencia a no cambiar la decisión. El problema es que está negando un derecho de los más chicos y que son del mismo barrio que él representa. Es decir, debería defender a nuestros chicos y no privarlos de practicar algo tan lindo como el futbol”.

“Queremos que esto se haga notar. Carlos González ocupa un cargo y no lo utiliza para ofrecerles algo positivo a sus propios vecinos. Tal vez tiene algo personal con Gustavo Yauco, pero no puede mezclar las cosas y afectar a los chicos que quieren seguir utilizando el gimnasio de su barrio”, completó Walter Navarro.

Comentar
- Publicidad -