Se cerró la temporada del fútbol de divisiones inferiores

Llegó a su fin el torneo de inferiores Integración 2019. Los cruces en el fin de semana consagraron a los campeones de las tres divisiones de ambas zonas. La Comisión de Actividad Infantiles consolidó en el campo de juego, los excelentes números que había alcanzado en la fase regular del torneo, en forma especial en Octava y Novena División, donde alcanzó cifras muy altas, que no en vano lo han llevado a conseguir los tres títulos. Una tarea que viene realizando hace muchos años y donde temporada que pasa, va obligando a sus oponentes más cercanos a buscar la superación. Lo bueno es, que varios clubes están en ese derrotero.

La C.A.I. fue el mejor del año. Las estadísticas así lo marcan y lo termino ratificando en los cruces, donde muchas veces no llegan de la mejor manera a una semifinal o al partido final. Esta vez mostró credenciales de ser un equipo muy por arriba del resto. No hubo sorpresas, lo mostrado en la fase regular, lo ratificó con creces en la parte final del campeonato. El “azzurro” ya lo había sufrido en definiciones anteriores, con resultados que no se ajustaron al nivel expuesto en el desarrollo del torneo.

Esta vez llegó con todo su potencial y con excepción de la Séptima División, que jugó un partido muy parejo con Usma, en Novena y Octava fue claro y contundente ganador ante Huracán y Deportivo Sarmiento, respectivamente. La vieja frase de que el campeón es el mejor, en esta oportunidad ha tenido una consistencia total y absoluta.

La zona “B” puso en superficie una diversidad ya expuesta durante el desarrollo del año. Distintos clubes en los cruces. Solo Ciudadela el ganador de la fase regular en Octava sostuvo ese liderazgo, consiguiendo el título con una cómoda victoria ante Florentino Ameghino, con quien había disputado en la fase regular de la competencia partidos muy parejos.

Te puede interesar
La Cigarra se quedó con todo

Esta vez, Ciudadela con chicos más altos y con mayor potencialidad física, encontró de entrada los goles para darle la tranquilidad suficiente en el resto del juego. El “gaucho” se fue al descanso ganando tres a cero, lo que le generó en la parte complementaria, regular los tiempos y el juego, consagrándose campeón indiscutido de la categoría.

En Novena todo fue a favor de Ciudadela en el primer tiempo en su partido final con Laprida. Se puso en ventaja con un gol a distancia de Eric Mansilla, para repetir este mismo jugador con la ventaja de dos a cero. Laprida se despertó en el segundo tiempo y fue claramente el dominador del juego. Se posicionó en terreno rival, descontó por intermedio de Matías Turrieta, y por esas cosas del fútbol y de la falta de definición no logró la igualdad para llevar la definición a los penales.

Lo propio había ocurrido en Séptima División en el cruce entre San Martín y Stella Maris. Juego muy parejo, con reparto de oportunidades malogradas frente a los arcos. Llegaron a la lotería de los penales, para que el número ganador se lo llevara Gonzalo Irazú que anotó en el sexto penal, el gol que le dio el triunfo y el título de campeón de Zona “B”.

Como lo fue el torneo en sus 22 fechas la paridad fue manifiesta. Próspero Palazzo fue durante todo el año, el líder de la categoría, perdió en los primeros cruces con Stella Maris 3 a 0. Sin obviar el estupendo año de Nueva Generación, Caleta Córdova y Ferro, siendo actores principales donde las inferiores de Zona “B” alcanzaron un rendimiento mucho más alto, que en temporadas anteriores.

Comentar
- Publicidad -