A más de 5 años del homicidio del soldado Ñancufil el asesino sigue suelto

A propósito del homicidio número 18 en lo que va de este año, el de Alexis Esteban Cuevas (23) cuya investigación está en sus comienzos, cabe señalar que al joven supuestamente lo dejaron unos amigos alrededor de las 23 del sábado 23 de noviembre en la vereda de la farmacia de Rivadavia y España.

No fue registrado por ninguna cámara del centro de monitoreo y este diario hizo referencia en la edición del sábado a otro caso de homicidio ocurrido a metros de allí.

Se trata de otro de los varios casos sin resolver por investigadores policiales y fiscales de la ciudad, el del soldado voluntario del Ejército Argentino Nelson Ñancufil, quien tenía la misma edad que Alexis Cuevas cuando lo asesinaron de una certera puñalada en el corazón a eso de las 6:40 de la mañana del 2 de mayo de 2014, mientras esperaba un colectivo que lo llevara a su trabajo en zona norte, en la parada de calle España entre Rivadavia y San Martín.

Tampoco en ese caso hubo cámaras que registraran movimiento alguno “A nosotros nos informan que las imágenes no son nítidas, que no se ve nada.

No sabemos nada sobre ningún vehículo o si el agresor es uno o son dos; no hay nada que nos lleve a resolver algo” señaló en su momento a Crónica Arturo Ñancufil, padre del soldado, junto a su esposa y madre de Nelson, Marisa Huenuqueo.

Más de 5 años de pedir justicia

La nota de referencia fue 5 años y 3 meses atrás en el domicilio familiar sobre calle Uruguay del barrio 9 de Julio.

Arturo y Marisa siguen esperando respuestas de la Justicia. Como en otros varios casos que navegan en el mar de la impunidad, el caso del soldado Nelson Ñancufil tuvo marchas de pedido de Justicia por calles céntricas, reuniones con altas esferas gubernamentales e incluso con el fiscal en jefe” (cuando ocurrió el hecho en 2014 estaban de gobernador e intendente dos referentes de la ciudad, Martín Buzzi y Néstor Di Pierro respectivamente).

“Seguimos igual que al principio, llorando nuestro dolor en silencio y esperando aún esas respuestas que nos prometieron, al principio nos pidieron un poco de reserva al dialogar con la prensa, pero fue pasando el tiempo y sentimos mucha bronca, impotencia y vuelvo a recordar aquellas cámaras que debieron haber registrado algo, nos mostraron una cámara que en vez de mirar para la gente que andaba por calles y veredas, mostraba el cerro y los edificios, encima no tenían gente capacitada, siempre nos dijeron que tengamos paciencia, pero ya pasó mucho tiempo”, dicen ahora Arturo y Marisa al reiterar su pedido y agradecer a Crónica que este y otros casos más, vuelvan a tener difusión y que aparezcan nuevos testigos de aquellos casos.

Te puede interesar
Allanamientos por un “festejo de Navidad” que casi mata a un vecino

Hubo testigos que primero hablaron y luego se desdijeron

Y no es que nadie vio nada aquella mañana del 2 de mayo de 2014. En la misma parada de colectivos de calle España había dos compañeros de trabajo, una pareja de enfermeros que había terminado su jornada laboral y también esperaba regresar a zona norte. Una enfermera del barrio Laprida que observó todo y, en principio, aportó su testimonio. Luego, ya cuando debía confirmarlo y ampliarlo ante un fiscal, se desdijo en todo.

El otro compañero enfermero le había aconsejado en el lugar del crimen “No te metás en problemas, es gente pesada”.

Esta enfermera de Laprida habría sido amenazada y se sospechaba de un allegado de quien por aquellos días era novia de Nelson Ñancufil, también residente en barrio Laprida. Esta novia también tuvo actitudes posteriores más que llamativas. “Se habían puesto de novios 5 meses atrás, pero acá vino solo dos veces, estuvo presente durante todo el velorio de Nelson, le preguntamos, pero no daba respuestas concretas, solo que esa madrugada habían discutido y que ella se tomó un taxi y él se fue a la parada, después del velorio no apareció más” es lo que manifestaron los padres de la víctima en la entrevista de 5 años y 3 meses atrás a este diario.

Se decía que el potencial homicida de Nelson era un allegado a Belén y que, precisamente llegó por un llamado de esta. “Pedimos por favor que reactiven la causa, algo más deben tener, pero no hay nadie acusado, sabemos que pronto empieza la feria judicial, pero quisiéramos que la muerte de Nelson y otros varios casos no queden impunes, que las reactiven por favor” culminaron pidiendo Arturo y Marisa en nuevo diálogo con Crónica.

Comentar
- Publicidad -