Intenso trabajo por incendio de campos cerca de Sarmiento

Las ráfagas de viento de entre 70 y 80 km/h complican su control.

Desde el fin de semana y en una tarea que no se detiene, Bomberos Voluntarios de Sarmiento, con apoyo de brigadistas del Senguerr, trabajan denodadamente y por turnos en la tarea de contener un incendio de grandes proporciones hacia el noreste de la ciudad de los lagos, con llamaradas avivadas por las ráfagas de viento de entre 70 y 80 kilómetros por hora.

El suboficial Darío Bahamonde, uno de los contactos logrados durante la tarde de ayer, señaló la importancia del apoyo llegado a Sarmiento para colaborar con los bomberos locales -alrededor de 30 efectivos hombres y mujeres- y el permanente despliegue desde y hasta la ciudad para el reabastecimiento de agua, pese a que se logró realizar un sector de carga en uno de los mismos campos afectados, conocidos como Acuña y Combes.

Debido a las características del incendio, la fuerza del viento y el despliegue de las llamas como consecuencia de las ráfagas, lo que han arrasado un perímetro de entre 20 y 25 kilómetros de campo con vegetación autóctona, han tomado intervención las diferentes áreas de Defensa Civil, tanto local como regional y hasta provincial.

La buena noticia, pese a la extensa zona afectada, es que solo se han producido -de acuerdo con versiones de la gente de los campos bajo fuego- “la pérdida de algunos animales vacunos y zonas de pastoreo aunque, afortunadamente, no se han producido víctimas personales ni de los residentes en la zona, ni afectados entre el personal de combate de las llamas”.

Te puede interesar
Vandalizaron estatua de hojalata ubicada en la entrada de Deseado

Esperando que calme el viento o que se produzcan algunas lluvias que amainen el avance de las llamas, Bahamonde señala que “trabajamos por turnos y con brigadas específicas en la contención y en la apertura de cortafuegos con equipos propios, con autobomba local y con las unidades de ataque rápido, especialmente en la zona hacia el noreste del Regimiento 25, lugar desde el fuego amenazaba con avanzar hacia la localidad”.

Mientras se sostenía el despliegue, y se evaluaba la evolución climática, las autoridades locales, regionales y de provincia de Defensa Civil, seguían con atención el avance del fuego y la posibilidad de convocar a nuevos efectivos, de diferentes localidades, si es que hiciera falta.

Comentar
- Publicidad -