Tras la sentencia, víctimas del Próvolo harán una suelta de globos

Lanzarán globos de colores al aire deseando que el dolor sane y comience una nueva vida. También quieren llevar esperanza y animar a denunciar a otras personas que pasaron por hechos similares.

D.L (28) y Daniel Sgardelis (44) son sordos y durante su niñez pasaron por las aulas del Instituto Próvolo. Son sobrevivientes de la tragedia que llegó importada de Italia.

La joven estudió el Instituto de Luján de Cuyo en su adolescencia y el salteño en La Plata, cuando era tan sólo un nene.

Ambos, rompieron el silencio y se atravieron a contar el sufrimiento que vivieron de parte de los religiosos de la Congregación Antonio Próvolo, y a horas de la sentencia, se acompañan para ese momento decisivo en sus vidas.

Junto con otros chicos del Próvolo preparan una suelta de globos de colores en la explanada del Palacio de Justicia para este lunes. Los dejarán volar por el aire, ni bien se conozca el veredicto del Tribunal Penal Colegiado N°2.

Ariel, el papá de la denunciante,  explicó por qué los jóvenes decidieron esa forma de manifestarse el día del veredicto.  “Lo que ellos quieren con esa tirada de globos es llevar el mensaje para que otras víctimas en el mundo se animen a denunciar. Si logramos la máxima condena, es lo que haremos”, indicó.

Te puede interesar
Quejas e incertidumbre por la circulación de los billetes de $5

El acto de soltar también tiene una gran significado para quienes lograron sobrevivir a hechos aberrantes como los que trascendieron en el juicio. “Es cerrar una etapa y empezar una nueva vida”, dijo la chica en Lenguaje de Señas.

Daniel, uno de los demandantes en La Plata y que colaboró con la investigación en Mendoza, también advirtió de la necesidad de generar políticas de inclusión para terminar con el aislamiento en el que están muchas personas sordas y en situación de vulnerabilidad.

Durante este fin de semana, en la víspera de la sentencia, compartieron charlas, mates y momentos en los que se aferraron para transitar estas horas de ansiedad.

“Estamos esperanzados en una Justicia intachable y ejemplar y si eso no sucede el mundo va a saber de nuestro descontento”, lanzaron.

Los sacerdotes Nicola Corradi (83), Horacio Corbacho y el ex jardinero Armando Gómez arriesgan la máxima pena. La fiscalía pidió 45 años para los ministros de culto y 22 y medio para el empleado.

Comentar
- Publicidad -