Capacitación sobre prevención del tráfico de estupefacientes en el Centro de Información Pública

En instalaciones del Centro de Información Pública, se llevó a cabo ayer una capacitación sobre tráfico de estupefacientes y prevención del desvío de precursores químicos. De la misma participó personal de la AFIP, funcionarios del Juzgado Federal, Cámara Federal de Apelaciones, Tribunal Electoral en lo Criminal Federal, Policía Federal, Gendarmería Nacional, Policía de la Provincia, Aduana de Chile y Prefectura Naval Argentina. En la organización del seminario participó además el Sindicato del Personal Aduanero (SUPARA).

El encargado de brindar la capacitación fue el ingeniero químico Mario César Pintos, quien conversó con los medios de comunicación presentes en el lugar y brindó un detalle extenso sobre los conceptos planteados durante la jornada. El entrevistado puso el foco de análisis en las drogas conocidas como NSP (nuevas sustancias psicoactivas) y se refirió a los perjuicios que estas pueden tener para la salud de las personas, resaltando además el desconocimiento que la gente tiene de las mismas.

“La idea de la capacitación era transmitir conceptos e ideas sobre las nuevas drogas que han aparecido en el transcurso de estos años. Hablamos de una familia de estupefacientes sintéticos, que han traído preocupación porque son drogas muy difíciles de detectar. No se tiene un conocimiento sobre los efectos que producen en la salud de las personas. Esto también representa dificultades para las fuerzas de seguridad, es complejo detectarlas. Son drogas que se hacen netamente en un laboratorio, a través de otras drogas llamadas precursoras. La mayoría viene de Asia y Europa. La gran desventaja es que no se conoce la dosificación”, explicó el ingeniero químico a Crónica.

Te puede interesar
Fútbol Reserva “C”: Stella Maris acaricia el título

En la misma línea, el experto en estupefacientes planteó que “las drogas tradicionales como la marihuana o la cocaína son menos nocivas, porque a pesar de su adicción, ya conocemos sus dosis, entonces podemos prevenir cómo van a actuar en el organismo. En cambio, con estas drogas no se tienen certezas sobre las dosis, tampoco se sabe en qué cantidad pueden ser letales. Lo que sí sabemos es que fueron creadas para imitar los efectos de las drogas tradicionales, es decir, efectos alucinatorios, depresores y estimulantes”.

Comentar
- Publicidad -