Él vendrá

Regresa a esta tierra en un momento en el que cruza el país de un lugar a otro, un compositor clave de la historia del rock argentino. El sábado 23, Palo Pandolfo, el célebre creador de Don Cornelio y la Zona y Los Visitantes, se meterá en el reducto de calle San Martín Junto a su amigo y anfitrión, Titín Naves, de los Vicios y con Los Nancy del Carmen, también en clave de recrear arsenal de poderosas canciones.


(Por Marcelo Melo) La aciaga década de los 80 promediaba su final y Canal 9 proyectaba videos clips de bandas nacionales. Un día apareció “Ella Vendrá”, de los Don Cornelio y la Zona. Desde ese tiempo, en que la madura democracia actual  empezaba a caminar, Palo Pandolfo, su autor, se convirtió en un mito en el país. Y Comodoro no fue la excepción, además fue la geografía donde coincidió y construyó amistad con otro gran compositor surgido de las entrañas de “Petrocity”: Titín Naves, de los ya legendarios C1 113 Vicios, con el que actuó en varias oportunidades, no solo acá, como lo hará el sábado próximo en El Sótano, sino en Ciudad de Buenos Aires (CABA), Misiones, entre otros destinos.

El 23 de noviembre regresará con esta nueva etapa de su vastísima obra, volverá a pisar un escenario comodorense en formato power, con un trío que completa junto a dos laderos que lo vienen acompañando hace mucho tiempo, Alito Spina en bajo y Matías Chan batería. El jueves ya estarán sobre un escenario provincial, en Welert de Trelew y de allí bajarán a rockear en el reducto subterráneo de la principal calle comodorense.

En junio de este año, en una entrevista con el suple cultural del Diario La Nación hablaba de las canciones que le brindaron el gran respeto que tiene su obra, la vigencia de su extenso repertorio, el de sus primeras zancadas en riquísimo territorio del rock argentino.  De esas canciones, afirmaba al diario de tirada nacional  que “para mí siguen estando muy vivas. Son canciones que no se me duermen acá adentro, todo lo contrario: en cada show renacen más fuertes”. Dom continúa el juego de la propuesta del diario porteño consultándolo sobre “Ella vendrá”, la canción con que abrimos la nota y que lo hiciera popular ya desde el debut.

“Fue un tema hecho desde la intuición. Cuando lo grabé con Dárgelos (Adrián, frontman de Babasónicos), para el disco Antojo, me fui dando cuenta que es un himno a la esperanza. Ella sería la Esperanza misma. La producción original de 1987, con Andrés Calamaro y Mario Breuer, es una cima  analógica con el principio de los samplers. Dejé de tocarla en toda la década del 90, para reversionarla en Antojo y volver al sonido poderoso y eléctrico en El Vuelo del Dragón, último disco en vivo de La Hermandad (su banda)”.

Cuando desde Dom se le solicitó que haga memoria y recuerde recitales que han quedado grabado en ese reducto inmaterial suyo, vía Messenger no tiene dudas. “Recuerdo una cena en el sótano del hotel con los 113 Vicios, Andrés Cursaro y más amigues, fue muy loca e intensa. Otra que es indeleble, es una en el Socios Fundadores repleto de gente, con Los Vicios y yendo con Los Visitantes”. Hasta entrega una versión tragicómica, por su final, sobre una excursión encarada en ómnibus de gira, que terminó atenazado por las inclemencias meteorológicas propias de esta región. “Ni hablar de la salida con el micro bajo una infernal tormenta de nieve, que terminó desbarrancando en una subida hasta quedar sostenido por el guardrail, cortando la ruta por 12 horas en plena nevada, que amenazaba con tapar el colectivo y cuando nos quedamos me puse contento, porque pude bajar y ponerle hielo (nieve) al vaso de Fernet ¡puro! Fueron muchas cosas, e ahí mi amistad con Titín”.

Te puede interesar
Una argentina curadora de muestra de arte latinoamericano en el MoMA

Sus trayectorias se cruzaron en la cresta de la ola, en la década final del siglo XX, y desde ese tiempo la vienen surfeando a puro talento y creatividad, dos virtudes que ponen a disposición del momento clave que es componer. Y la amistad fue creciendo a la par. “Se fue dando desde el primer viaje con Los Visitantes. Él, cuando venía a CABA pasaba por mi casa, hicimos asados en Paso del Rey, practicó yoga en casa incluido en el grupo de los jueves al mediodía. Y tengo el honor que me haya pedido que le tienda una mano a la hora de producir artísticamente su disco debut como solista, Círculos. Hacer giras juntos, como la de Posadas y Oberá, Misiones. Mucho”.

Esperando su regreso, para el cual ya se reúne suficiente expectativa, más en power trío, desde el otro lado de la compu, se despide saludando a Comodoro y adelantando lo que le queda en lo poco que resta del año. “Hoy estamos con el Cosquín Rock 20 aniversario, el 30 noviembre en la Plaza Próspero Molina. Cierre del año y del Vuelo del Dragón, que se cumplirá el 14 diciembre La Trastienda. Por otro lado, estoy demeando temas para un disco solista electroacústico, para grabar el año que viene y me acompañe en tantos Solo-set (trovador), que hago por toda Argentina,  mientras componemos un tercer disco de estudio de la Hermandad para grabar en 2021”

El anfitrión

Titín Naves asegura que siempre será un honor y privilegio tocar con quien fue influencia desde el momento que alumbró la banda más importante en el rock patagónico, los 113 Vicios. Y hasta se anima a jugar con el repertorio que el Visitante sacará de las alforjas, del que volverá a convertirse en anfitrión. “Palo no sé lo que va a hacer, pero sé que su banda de seguidores quiere escuchar Don Cornelio y la Zona y Los Visitantes; seguro se va a explayar sobre esas dos bandas claves del rock argentino, su historia. Una fiesta pagana a la que con Los Nancy del Carmen nos vamos a acomodar a la situación, viajaremos por Crudo, Disco Negro y Bardo, una producción independiente que no fue publicada, en la que Pandolfo ocupa la guitarra que dejó José Luis Jara, producción de Andrés Cursaro, hacía días que había culminado Visitantes. Venía de tocar para una multitud en Plaza de Mayo hasta el Obelisco, saliendo de trovador. Yo también, en ese tiempo, andaba a guitarra pelada. Ahí la gente se da cuenta que la obra es bien tuya, no necesitás un atril, un apuntador. Pandolfo puede cantar cien canciones sin atril, andamos en la misma. Esa noche vamos a hacer 113 Vicios, Don Cornelio y Visitantes, para delicia de la gente” asegura y finaliza “Maderita –cuarto opus de Los Visitantes- lo hicieron en Comodoro. Juega de local Palo, de eso no hay duda, lo aman. Cornelio es una banda que me marcó, que me dijo tenés que ser músico, esa y Pescado Rabioso”.

Comentar
- Publicidad -