Kiosquero de 14 años apuñaló a dos clientes que fueron al negocio a atacarlo

En Rawson, un kiosquero de 14 años apuñaló a dos clientes que fueron al negocio a atacarlo a él y al hermano por unas cervezas que les habían cobrado caro y uno de los que hirió terminó muriendo horas después en un hospital. Ahora en la Justicia capitalina se encuentran con la disyuntiva de que al chico no pueden encarcelarlo ni abrirle una causa penal porque al ser menor de 16 es inimputable. Temen represalias de los familiares del muerto.

El dramático hecho ocurrió en un sector periférico de Rawson: el barrio Área 16. Fue el lunes al final de la tarde, alrededor de las 20 en un kiosco polirubros llamado “Isaías”, que está situado entre las calles Benito Fernández y Santos Calvo.

Allí, como se ve en un vídeo de las cámaras de seguridad del lugar, se hicieron presentes los hermanos Lucas y Jonathan Santana, de 35 y 33 años respectivamente fueron atacados con un cuchillo por el jovencito de 14 años y con un palo por el hermano de este, ambos hijos de los propietarios del lugar.

El victimario reaccionó cuando le dieron una piña; ahí le asestó a su agresor al menos cuatro puñaladas en distintas partes del cuerpo. Algunos de los puntazos le habrían afectado el bazo y aparentemente un pulmón. El otro acuchillado, que también sería hermano de este joven, fue herido en la cara, a la altura del cuello, pero estaría fuera de peligro.

“Las causas de esta gresca habría sido el precio de una cerveza”, explicó el jefe de Operaciones de la Jefatura de Policía, el comisario Ariel González. “Las dos víctimas reclamaban a los comerciantes que era un precio excesivo (el que les habían cobrado); esto originó una gresca previa en donde uno de los kiosqueros recibió un golpe en el rostro bastante fuerte y esto provocó que tomara un arma blanca, de tamaño considerable, y lesionara a las dos personas”, añadió.

Te puede interesar
Le secuestraron el auto a un ladrón que robaba en vehículos

–¿El menor estaba solo? ¿O con el hermano? Se le consultó. “Con el hermano. El recibió una piña y tomó un cuchillo que estaba en uno de los mostradores, con los que cortaría el fiambre, y su reacción fue atacar al que lo agredió”, sostuvo González. “Las víctimas, ya heridas, salieron hacia el exterior y cayeron a la calle”, acotó.

“Previamente ya habían tenido un altercado, son conocidos en la zona, residirían a unas tres cuadras del kiosco”, describió seguidamente y al consultársele por las heridas que habían sufrido detalló: “Uno recibió una puñalada en el rostro y estaría fuera de peligro. Y en cuanto al que recibió los puntazos en la zona abdominal había quedado con pronóstico reservado dado que fueron importantes y graves las heridas, y tocaron órganos vitales: decían que podría tener complicado el bazo y un pulmón”, señaló.

Estas heridas que tenía este muchacho, Jonathan Santana, provocaron su derivación al hospital de Trelew en gravísimo estado en las últimas horas del lunes y fueron las que le terminaron causando el óbito ayer a la mañana, alrededor de las siete.

El caso terminó convirtiéndose en un crimen cometido por alguien que reaccionó al ser golpeado en la cara, de acuerdo a lo que se observa en el vídeo de las cámaras de seguridad del negocio. Al occiso le hicieron la autopsia este martes al mediodía y en esa pericia se determinó que tenía varios puntazos, como mínimo tres, en partes sensibles del cuerpo. Su hermano continúa internado pero está fuera de peligro; dicen que se salvó de milagro de no ser degollado porque la puñalada que recibió fue muy cerca del cuello.

Comentar
- Publicidad -