Narcos masacraron a familia de mormones en México

Ocurrió en México. Tres mujeres y seis pibes fueron acribillados. Los asesinados eran estadounidenses.

México no puede abstraerse del horror y prometió investigar hasta encontrar justicia por los nueve integrantes de una familia mormona estadounidense que fue masacrada en el noroeste de México. Tres mujeres y seis menores fueron fusilados a tiros. Las autoridades estiman que sus vehículos fueron confundidos por grupos narcos de la zona.

En la zona limítrofe entre los estados de Sonora y Chihuahua circulaba Rhonita Miller LeBarón, de 30 años, cuando su vehículo sufrió un desperfecto. Entonces, no los perdonaron, una balacera terminó con las vidas de la mujer y de sus cuatro hijos, de 12 y 10 años y gemelos de ocho meses.

Los proyectiles también alcanzaron el tanque de nafta, por lo que el rodado se prendió fuego. Cuando otros dos autos de la familia llegaron para asistirlos por el problema mecánico, los encontró asesinados y calcinados. Las dos mujeres que iban en el segundo vehículo, Christina Langford, de 30, y Dawna Ray Langford, de 43, y la mayoría de sus hijos corrieron la misma suerte. En total, fueron asesinadas nueve personas.

Su suerte ya estaba echada, por lo que lo único que quería era salvar a sus hijos. Ante su inminente fusilamiento, Christina Langford bajó del vehículo con las manos en alto para pedir clemencia por los chicos. Antes, había ocultado a su beba de siete meses, Faith Marie Johnson, en el suelo del auto. La respuesta a su ruego fue un balazo en el pecho.

Te puede interesar
La Corte de EEUU no revisará el caso del argentino Saldaño, condenado a muerte

En medio del pánico, varios pibes lograron escapar y cargaron a los más chiquitos y a los heridos. Devin, de 13 años, los escondió entre los pastizales y caminó cerca de 20 kilómetros hasta que encontró ayuda. Entonces, los niños fueron rescatados, pero durante horas faltó uno. Mackenzie, de nueve años, estaba herida en un brazo y se perdió cuando intentó buscar ayuda. Pasaron varias horas y nada se sabía de ella, hasta que fue hallada, ya entrada la noche.

“Es heroico lo que hicieron los niños, los mayores cargaron a los menores heridos y como pudieron se acercaron al rancho de La Mora, que está a cinco horas del lugar de donde fueron emboscados”, relató Julián LeBarón, quien agregó: “Yo mismo encontré a Faith, estaba en el piso de la camioneta, estuvo casi once horas sola ahí. No lloraba, cuando la alcé abrió los ojos, estaba deshidratada pero ilesa a pesar de que la camioneta estaba toda llena de balas”.

Condolencias

La masacre resonó en las máximas autoridades mexicanas. Este martes, el presidente Andrés Manuel López Obrador envió su “pésame” a la familia y definió el hecho como una “desgracia lamentable”, porque “pierden la vida niños inocentes”. Por eso, prometió “recoger toda la información para ver las causas y detener a los culpables, que haya justicia”.

Por su parte, el secretario de Seguridad Pública, Alfonso Durazo, expresó: “No vamos a enfrentarnos a una lucha a muerte con el crimen organizado, son otras nuestras estrategias. No es fuego con fuego, sino inteligencia policial y financiera”.

Comentar
- Publicidad -