Viento como los de antes

Con variada intensidad, desde hace cuatro días se ha mantenido sobre la zona un frente de baja presión que reavivó recuerdos por la fiereza de un viento “como los de antes”, el que de manera especial se sintió desde la noche del lunes y de manera ininterrumpida, hasta la tarde de ayer, con ráfagas que superaron los 100 kms. por hora.

Precisamente, pocos minutos después de las 11 de la mañana de ayer el viento registró una velocidad de 107 kilómetros, tomado desde las oficinas de meteorología en la zona de aeropuerto, intensidad que seguramente fue mayor en otros sectores de la ciudad donde provocó voladuras de techos, de cercos, arrancó tendidos aéreos de electricidad y de otros servicios o quebró añosos y gruesos árboles en distintas barriadas.

Afortunadamente la voladura de techos en viviendas de Km. 14 o la caída de gruesas ramas en Km. 8 o de un árbol quebrado -pese a su grueso tronco- en barrio Laprida, no provocaron víctimas personales pero mantuvo con mucho trabajo a todo el personal de Defensa Civil de la ciudad, quienes debieron redoblar esfuerzos para atender los pedidos de vecinos de nuestra extensa geografía urbana.

Además de dar apoyo ante los destrozos en viviendas, debieron acudir con sierras de mano para cortar ramas y evitar que los árboles que no soportaron la fuerza del viento, terminaran por cortar cableados aéreos, lo que demandó un esfuerzo adicional que evitó nuevos inconvenientes a la comunidad en general.

Te puede interesar
Linares: “Durante la gestión realizamos 140 licitaciones y concursos por año”

Trabajo de Defensa Civil

Miguel Bargas destacó el trabajo del personal de Defensa Civil, su predisposición ante la contingencia y la tarea realizada desde la madrugada y durante toda la jornada de ayer, interviniendo también en los destrozos que provocó el viento en el mismo edificio municipal donde, debido a la rotura de vidrios y caída de mampostería, debió suspenderse la atención al público.

Muchos de los vecinos afectados recordaron la intensidad del viento de las últimas horas “como los que teníamos habitualmente y prácticamente todos los días, hace unos años atrás” señalando que “había momentos en que era imposible caminar por las calles céntricas donde, debido a los edificios que forman corredores, la violencia del viento se sentía de manera especial y tan fuerte como en la zona portuaria”.

De esta manera, coronando una serie de jornadas ventosas, se espera que los registros de las últimas horas sean los más intensos ya que si bien el pronóstico prevé la continuidad del frente de baja presión sobre la zona, se pronostican vientos que podrían alcanzar ráfagas de hasta 75 kilómetros por hora -durante la tarde-noche de hoy- pero que irían reduciendo intensidad hacia el jueves.

Comentar
- Publicidad -