Asalto bicicletería Saidmar: El año pasado también fueron asaltados

Asalto bicicletería Saidmar

Asalto bicicletería Saidmar: El 1 de marzo de 2018 a la mañana, delincuentes ingresaron armados a la bicicletería, y luego de reducir a los presentes, robaron un maletín con una suma cercana a los 160 mil pesos.

Es una zona muy transitada, sin embargo, los delincuentes ingresaran al local comercial y a punta de pistola, redujeron al dueño, su esposa y sus padres, para luego escapar con el botín.

El rápido accionar policial permitió la detención a escasos metros de Cristian Alejandro Monsalvo, Chucky, y Bruno Misael Bustamante quienes fueron imputados. Actualmente cumplen condena por robo agravado, y uso de armas de fuego, con 6 años de prisión y 3 años y cuatro meses, respectivamente.

“Me apuntó a la cabeza y me gritaba que le dé la plata”

Fabián es el propietario de la bicicletería Saidmar, una empresa familiar en la que trabajan desde hace 40 años. En aquella ocasión, pocos minutos después del hecho, explicó a Crónica: “Estaba detrás de la caja cuando escuché el timbre de la puerta y veo a dos muchachos, uno más grande y otro chiquitito. Yo no me di cuenta en el momento pero cuando ese más chico entró se dio vuelta y se tapó la cabeza con la capucha. Vino corriendo y me puso el arma en la cabeza y gritándome dame toda la plata, tiráte al piso. Me asusté, me gritaba que no los mire. Al otro más grande lo reconozco porque vino estos días al negocio a preguntar cosas”.

Te puede interesar
Rompieron el portón y les robaron el auto

“Mi señora estaba detrás en la oficina, mi mamá y mi papá estaban acá al lado, donde está su casa y arriba había un empleado en el primer piso. Yo sigo en el piso y el grandote fue atrás y redujo a mi señora, ella alcanzó a guardar una chequera y en ese momento salió mi papá y lo redujeron también. Él se iba para el banco y tenía una carterita que le sacaron”.

“Fue el peor momento”

Fabián relató: “Fue el peor momento, nos asaltaron una vez, a mi papá le pusieron un cuchillo en el cuello; otra vez nos tiraron gas pimienta, pero nunca con esta violencia”.

“Mi papá trataba de tranquilizarlos, porque estaban locos, violentos, no nos resistimos, les dijimos que se lleven todo. Yo tenía miedo por mi mamá porque le empezaron a pegar aun después de que ya tenían la plata” .

Comentar
- Publicidad -