Absuelven y ordenan la inmediata libertad de Ana Lepio luego de 11 meses de detenida

Pasado el mediodía del lunes se dio a conocer la parte resolutiva del veredicto de responsabilidad penal en el juicio por tentativa de homicidio agravado, que tenía como imputada a Ana Lepio. Los jueces integrantes del tribunal resolvieron por unanimidad absolver a la imputada del delito de homicidio agravado por el vínculo en grado de tentativa al considerar que la misma actuó en legítima defensa. Dictando asimismo el cese de la medida de coerción que pesaba sobre Lepio y disponiendo su inmediata libertad, según la información suministrada por el vocero de prensa del MPF.

El tribunal de debate fue presidido por Daniela Arcuri, e integrado por Gladys Olavarría y Jorge Odorisio, jueces penales; por el Ministerio Público Fiscal se hizo presente María Laura Blanco, fiscal general; en tanto que la defensa de la imputada fue ejercida por Guillermo Iglesias, abogado particular de la misma.

Los jueces se refirieron a las diferencias entre los testimonios de la víctima y el de la imputada y la restante testigo que se encontraba en el lugar del hecho. Por su parte la defensa postuló en primer término la inimputabilidad de su asistida, en segundo lugar la legítima defensa, subsidiariamente circunstancias extraordinarias de atenuación y por último lesiones graves. Conforme a la prueba rendida en el juicio había una relación asimétrica entre Lepio y la víctima, una dependencia psicológica de Lepio a este. Existía según los mensajes de teléfonos una manipulación y dependencia emocional de ella hacia él, expresaron los jueces. Asimismo sostuvieron que Lepio no ingresó al domicilio exaltada. Realizando un análisis de la antijuricidad de la conducta de Lepio, pero sin perder de vista la Convención de Belem do Pará, para prevenir, sancionar y erradicar todo tipo de violencia contra la mujer.

Te puede interesar
Recuperan en barrio 30 de Octubre auto robado en el Abásolo

Por todo lo cual el tribunal resolvió por unanimidad absolver a Ana Lepio del delito de “homicidio agravado por el vínculo, en grado de tentativa”, por haber actuado en legítima defensa. Dictando finalmente su libertad es decir el cese de la medida de coerción que pesaba en su contra.

 

 

Comentar
- Publicidad -