Laprida: a más de dos años del temporal vecinos que viven en módulos reclaman por viviendas

Laprida: a más de dos años del temporal

Hace dos años y ocho meses tres familias permanecen en los módulos habitacionales ubicados en barrio Laprida luego de perder sus casas durante el temporal que azotó a Comodoro en 2017 y reclaman que les otorguen las nuevas viviendas comprometidas.

Las consecuencias del temporal de lluvia que azotó a Comodoro Rivadavia en marzo de 2017 continúan vigentes y los damnificados en varios casos aún no tienen respuesta alguna, tal es el caso de tres familias del barrio Laprida quienes perdieron todo durante la emergencia climática y pese al transcurrir del tiempo hace años permanecen alojados en módulos habitacionales.

La palabra de los vecinos

En la actualidad, dichos módulos carecen de agua caliente, tienen problemáticas además con el suministro de agua en general y eléctrico, y las viandas que antes les eran provistas ya no son entregadas, sumado a ello, la espera de una vivienda digna se hace eterna mientras los días pasan sin soluciones.

En diálogo con Crónica, María Olima, una de las vecinas evacuadas comentó que “mi hija cumplió 15 años viviendo en este módulo y mi nene 11, nosotros somos una familia de cinco personas; después está otra familia de cuatro, otra de seis y una señora con su hijo y otra chica más. A nosotros nos iban a dar viviendas en Laprida cerca del gimnasio pero no se hizo nada” dijo, y añadió: “Fernando Álvarez de Celis estuvo la semana pasada acá y nos dijo que la plata para las viviendas la enviaron hace dos años pero no están las casas; es todo política, pero a mí no me interesa, yo quiero mi casa; no nos pueden dejar tirados así, incluso nos sacaron las viandas”.

Olima es trabajadora del Hospital Alvear por lo que además de sufrir la situación de vivir hace dos años y casi ocho meses en un módulo sufre problemas con el pago de su salario en tiempo y forma, por lo que al menos quiere que esté solucionada su actualidad habitacional. “Están cansados todos de esto, duermo en un colchón y me tengo que levantar a las 3 y media de la mañana para dejar todo limpio y acomodado para que mis hijos desayunen.

Te puede interesar
“De milagro no fue una tragedia” dice el conductor de la camioneta accidentada

“Uno no está acá por oportunista…”

No descanso, limpio las duchas, los baños porque mis hijos también lo usan, y si no es así tenemos que ir a bañarnos al San Cayetano a la casa de un familiar. No es digno que a la madrugada tengan que salir con el pelo mojado del baño para ir a dormir o temprano a la mañana y que todo el mundo se entere que te bañaste” sostuvo.

Asimismo, aseguró que el espacio en el que residen no fue hecho para permanecer por tantos años por lo que en la actualidad entra viento y tierra por las aberturas, los enchufes prácticamente no funcionan, caducaron, destacó.

Además, apuntó que “los módulos no existen para nadie y no es justo, uno no está acá por oportunista, ojalá me hubieran dicho que podía seguir viviendo en mi casa y no que se derrumbaba. Yo vivía en Panamá y Honduras, quedó colgando todo. Hay gente en Restinga que les dieron casas y tienen sus casas, acá solo tenían que limpiarlas, no entendemos esto porque mientras tanto el resto quedamos sin nada; me entristece escuchar a mis vecinas, vienen y lloran, no saben qué hacer” dijo, y agregó “desde que estoy acá dejé de hacer mi vida completamente y voy a seguir peleando para que mis hijos tengan su casa, no puedo tenerlos acá”.

Discriminación

En este marco, Olima mencionó que no solo sufren la falta de respuestas sino también distintos acontecimientos. “Somos muy discriminados, a mi nene que va a la escuela le viven diciendo cosas, que vive en una casa de chapa, que nunca va a tener su casa, es terrible” lamentó, y apuntó: “nosotros no podemos celebrar cumpleaños ni poner música un poco alta porque enseguida viene la policía, no tenemos vida, ni los presos viven como vivimos nosotros” concluyó.

 

Comentar
- Publicidad -