Bruno “Conejo” Levicoy carga con varios asaltos violentos a remiseros

“Entregame toda la plata o te clavo el cuchillo” o “entregame toda la plata o te degüello” fueron las frases más o menos similares que utilizó Bruno Alberto “Conejo” Levicoy cada vez que asaltó a un trabajador al volante, casi siempre en horas nocturnas. En la mayoría de los casos actuando en dúo, como en la madrugada del jueves último que, junto a Micaela Soto (de 23 años), le habrían provocado un profundo corte en uno de sus dedos a un remisero para robarle la magra recaudación y el teléfono celular.

Otros casos y mismo modo violento

No son pocos los que aún recuerdan un miércoles de los primeros días de septiembre de 2017 cuando un remisero de la agencia Roca fue abordado por “el Conejo” junto a un cómplice en el centro de la ciudad. Estaban llegando al sector 1 del barrio 30 de Octubre cuando lo asaltaron e intentaron ahorcarlo con el cinturón de seguridad y también cortaron con un cuchillo. En contados minutos llegaron al lugar numerosos colegas de la víctima que patrullaron las inmediaciones y cuando estaban próximos a darle alcance con serias intenciones de cobrarse venganza, lo salvaron efectivos policiales de la Comisaría Quinta que para evitar males mayores lo cargaron a un patrullero y se lo llevaron a la Comisaría.

No sucedió lo mismo con el supuesto cómplice, un individuo de 18 años en aquel entonces e identificado como M. G. García, a quien la policía encontraría después desmayado por los golpes de trabajadores al volante y debieron trasladarlo al Hospital Regional.

“¿Hasta cuándo seguirá libre con todas las causas que tiene?”.

Nueve años antes de ese episodio, en febrero de 2008, otro remisero de la agencia “Panchito” resultó víctima de un robo agravado por el uso de arma blanca: había solicitado su servicio sobre calle Carabelas del barrio La Floresta, cuando llegó, lo abordaron dos individuos al mismo grito de “la plata o te clavo un cuchillo” y el hombre debió entregarles la escasa recaudación de 400 pesos que llevaba encima y su tarjeta de débito. También en este hecho fue imputado “Conejo” Levicoy.

Te puede interesar
Trelew: Asaltan y golpean a una pareja de jubilados

Se trata del mismo “Conejo” que el pasado 20 de junio viajaba en un colectivo de la línea 3 que ascendía por Rivadavia desde el centro y le robó el teléfono celular a una pasajera. Un testigo, también pasajero, intercedió y redujo a Levicoy hasta que llegaron a la esquina de avenida Rivadavia y Viamonte y lo entregaron a policías de la Seccional Segunda.

El mismo “Conejo” Levicoy que cuatro días después fue señalado como autor de asestarle una puñalada en el pecho a un supuesto “amigo” Luis Cheuquepal en las afueras de un domicilio de la calle Islas Leones al 1.900 del barrio Ceferino. Ha sabido salir casi indemne toda vez que lo atraparon, solamente en una de sus andanzas delictivas el juez Jorge Odorisio le impuso 15 días de prisión preventiva.

Es lo que justamente se preguntaban los trabajadores taxistas y remiseros: “¿Hasta cuándo seguirá libre con todas las causas que tiene?”.

¿Y Micaela Soto?

Tiene 23 años y un amplio historial delictivo. Entre los más recientes -aparte del último asalto agravado por el uso de arma blanca el último jueves al remisero que se le imputa-, también está sospechada de haber asaltado junto a un cómplice a otro remisero una noche de abril de este año en barrio Quirno Costa.

Además, se la presume autora junto con un cómplice de robarle -cuchillo mediante- a un joven de 19 años su teléfono celular en plena tarde y en un locutorio frente a la Municipalidad. Una noche terminó detenida en calles céntricas porque contaba con dos capturas recomendadas.

Tanto a Bruno Alberto “Conejo” Levicoy como a Micaela Soto el viernes les allanaron sus respectivos lugares de residencia sospechados de otro asalto violento a un remisero: solo les secuestraron las prendas de vestir que llevaban puestas al momento del hecho, pero fueron notificados y quedaron en libertad, algo que no cayó para nada bien en los trabajadores nocturnos al volante que al menos por el momento, recuperaron los retenes policiales que habían desaparecido en las noches comodorenses.

 

Comentar
- Publicidad -