Iván Perrone: “Los pacientes quemados sufren grandes consecuencias a nivel social”

Otro de los entrevistados fue el doctor Iván Perrone, quien también organizó las Jornadas Patagónicas de Quemaduras. El médico cirujano coincidió con su par Gustavo Parera en la necesidad de prevenir y se refirió a las secuelas que sufre un paciente quemado luego de un accidente de este tipo.

“Tuvimos una gran concurrencia, más de lo esperado. Destacamos sobre todo la presencia de los especialistas del Hospital Garrahan, que son profesionales de primer nivel. También el apoyo de gente de otras instituciones. Esto nos permitió llevar a cabo unas jornadas con alto contenido científico. Hemos logrado realizar lo que queríamos hacer. Muy felices por la convocatoria, sobre todo el hecho de que vinieron médicos, terapistas, instrumentistas quirúrgicos y enfermeros”, expresó Perrone en primer término.

Sobre el día a día en el Hospital Regional, lugar en donde trabaja con el doctor Gustavo Parera, indicó que “tenemos mucha ocupación, lamentablemente. El número de quemados en Comodoro es muy importante, a nivel mensual y anual. El objetivo de estas charlas es lograr mayor conciencia y prevenir. Además, apuntamos a que los pacientes tengan menores secuelas, menores riesgos y una mejor evolución”.

Asimismo, destacó la importancia del trabajo conjunto entre los dos hospitales públicos de Comodoro y las instituciones privadas de salud: “la mayoría de los profesionales que trabajan en el ámbito público lo hacen también en el privado. La idea es conectar y poder trabajar de la mejor manera posible en los dos lugares. Siempre hacemos hincapié en algo fundamental a la hora de tratar pacientes quemados, y eso es el hecho de que son pacientes multidisciplinarios. No solo hay un médico que interviene, también hay kinesiólogos, nutricionistas, psicólogos, instrumentistas quirúrgicos, pediatras y terapistas.

Un tratamiento puede llevar meses o incluso años de evolución”, planteó el cirujano.

Por último, destacó que “el paciente quemado es una persona que queda con grandes secuelas, ya sea un niño o un adulto. Sufren grandes consecuencias a nivel social, quedan estigmatizados, el daño psicológico es muy importante. Esto requiere un tratamiento y sostén a lo largo de los años posteriores al accidente”, concluyó Perrone.

Comentar
- Publicidad -