Especialistas del Hospital Garrahan presentes en las Jornadas Patagónicas de Quemaduras

Desde Buenos Aires, a Comodoro llegaron tres especialistas para capacitar al personal médico que asistió a las jornadas, que finalizaron ayer con un positivo balance. Los tres fueron entrevistados por este medio y coincidieron en la necesidad de prevenir accidentes con quemaduras. Además, destacaron la buena recepción en la capital petrolera y el interés de quienes concurrieron a las capacitaciones.

El primero en hacer uso de la palabra fue Santiago Laborde, uno de los cinco cirujanos de la Unidad de Quemados del Hospital Garrahan. “Estamos contentos de poder tener la posibilidad de compartir esta experiencia en Comodoro. Siempre decimos que estar en Capital Federal o en el Hospital Garrahan es más fácil que trabajar en centros periféricos o un poco más alejados. Pero la verdad es que quienes atienden a los pacientes quemados en esta ciudad lo hacen muy bien. Tenemos contacto permanente, ya sea por redes sociales o por contacto telefónico. Este tipo de eventos nos ayudan a conocernos más, a afianzar los vínculos y compartir experiencias. Con esto, logramos estar cerca si en algún momento fuera necesario por alguna derivación o sugerencia de algún tratamiento”, destacó el médico cirujano.

 

“Yo vengo acá a convencer a la gente de que la kinesiología no tiene que usarse al final de la curación del paciente, sino al principio”

Por su parte, Alejandro Noman, pediatra y terapista infantil, contó detalles sobre su tarea en el emblemático hospital de Buenos Aires y destacó que “el paciente quemado es multidisciplinario”. “Nosotros nos encargamos fundamentalmente del manejo del paciente en la etapa aguda, nos ocupamos de la reanimación clínica, de todo lo que tiene que ver con reposición de líquidos, de la analgesia del paciente. Son procesos muy dolorosos, a veces tenemos pacientes que requieren ventilación mecánica o mayor aporte de oxígeno, también mayores aportes de líquidos. Fundamentalmente, nuestra tarea tiene que ver con la clínica del paciente quemado. Aquellos que sufren quemaduras, son pacientes multidisciplinarios, los cirujanos no pueden trabajar sin nosotros, y nosotros no podemos trabajar sin ellos”.

Te puede interesar
El Centro Asturiano volvió a estar presente en la Fiesta de Nuestra Señora de Covadonga

Nora Mantovano, kinesióloga del Garrahan, resaltó que, a través de su especialidad lo que se busca es la rehabilitación del chico quemado, tanto en lo que refiere a su aspecto funcional como a lo estético. “Yo vengo acá a convencer a la gente de que la kinesiología no tiene que usarse al final de la curación del paciente, sino al principio, porque de lo contrario, corremos desde atrás, y no podemos rehabilitarlo. Nosotros vemos a los chicos desde el punto de vista respiratorio. En general, tenemos pacientes críticos que están ventilados con asistencia mecánica, que necesitan un soporte kinésico en cuanto a las secreciones que manejan. En cuanto a la parte motora, hay que decir que, toda quemadura conlleva una retracción, y esa retracción te lleva a una disminución de la función motriz, entonces, nuestro objetivo pasa por rehabilitar al paciente para que vuelva a hacer sus actividades diarias de manera normal”, argumentó la especialista en kinesiología.

Comentar
- Publicidad -