El Instituto Provincial de Educación Superior de Caleta Olivia se presentó en Tecnópolis

Caleta Olivia (Agencia) En el marco de la Feria Nacional de Innovación Tecnológica, el Instituto Provincial de Educación Superior de Caleta Olivia, dependiente del Consejo Provincial de Educación, presentó una ponencia sobre su trabajo de investigación titulado Proyecto Aprender a Sentir o Sentir para Aprender.
Al respecto la docente orientadora, Flavia Barrozo dijo que el proyecto se presentó desde el Profesorado de Educación Inicial con alumnas de cuarto año.

Desde la Cátedra de Práctica Pedagógica se les hizo la propuesta y las alumnas decidieron participar con una propuesta que tiene que ver con inteligencia emocional. “Lo más interesante es que surge de una necesidad de ellas mismas”, remarcó la profesora Barrozo.
Además, destacó que: “Este trabajo nos enriquece mucho como profesores y a ellas como futuras docentes”.

Por su parte, el equipo está conformado por once personas, entre ellas: Rocío Aguilante, Nataly Ávalos, María Lourdes Hoyos, Sandra Martínez, Yanina Mendoza, Anabel Mendoza, Victoria Morales, Cecilia Salazar, Cristela Sánchez, Joana Villagra y Rosa Salazar.

Las alumnas que han viajado en distintas instancias fueron Cecilia Salazar y Rocío Aguilante. “Todas las integrantes abordan la misma temática, la diferencia de roles tiene que ver con el trabajo de investigación que se realizaron en diferentes entrevistas a profesionales, encuestas a docentes de la institución, del IPES, entrevistas a directivos de jardines de infantes”, detalló la docente orientadora.

Sobre el proceso del proyecto dijo que existió una división de tareas. “Por supuesto que hubo alumnas que se dirigieron al campo y otras transcribieron entrevistas y entre todas conformaron la propuesta y el proyecto”, afirmó.

El objetivo y la razón de ser del proyecto tienen que ver con una necesidad que detectaron las alumnas. Es decir, tiene que ver con el trabajo de las emociones tanto en el ámbito del profesorado, entre nosotros como adultos y llevarlo a la práctica con el trabajo con los niños”.

Asimismo, dijo que “en principio en sus prácticas pedagógicas, el desarrollo de su proyecto de formación tiene que ver con lo que sentían frente a chicos que estaban desmotivados o con reacciones violentas. Es por ello, que deciden investigar de qué manera abordar las falencias en cuanto herramientas que tiene como futuras docentes para abordar ciertos casos específicos”.

Por su parte, la alumna Cecilia Salazar, de cuarto año del Profesorado de Educación Inicial, mencionó que desde la cátedra de residencia se les solicitó realizarlo. Fue ahí que empezaron a buscar qué temática abordar. La misma tenía que ser una temática relacionada con lo social.

Te puede interesar
Diputados aprobó la normalización de la Caja de Servicios Sociales

“De ahí surge lo de las emociones, desde nuestras prácticas vimos esas falencias y nos gustó la temática y a partir de ahí empezamos a trabajar con mis compañeras. Muchas veces dividiéndonos los roles, formando equipos para ir armando las partes del proyecto”, relató Cecilia Salazar.

Cabe destacar que cuando elaboraron el proyecto no habían realizado la residencia. “Cuando me tocó ir a jardín de infantes todo esto que había leído, investigado y estudiado me sirvió y ayudó para saber cómo ayudar a los niños”, enfatizó. Desde el área de Residencia de Prácticas Pedagógicas del Profesorado de Educación Inicial son un equipo de varios profesores entre los cuales está la profesora jefa de Equipo Natalia Jumilla, los profesores Diego Quiroga y la profesora Adriana Pérez.

Rocío Aguilante que también cursa cuarto año del Profesorado de Educación Inicial dijo que “lo que más me gustó de trabajar en el proyecto fue el desarrollo que hicieron, por ejemplo, las entrevistas y las encuestas. Es la primera vez que realizamos este proyecto en esta institución”, acotó.

“Estoy muy orgullosa y contenta porque nunca pensamos que íbamos a llegar tan lejos a esta instancia nacional. Uno no espera ganar, pero lo rico de esto es conocer diferentes culturas, las personas y su historia. Es una linda experiencia”, resaltó.

Para concluir, Rocío Aguilante explicó que el nombre del proyecto se eligió porque en el profesorado tenían que poner un título al proyecto, pero no dar pistas del mismo. Sobre esto detalló que: “Entonces el que leía tenía que entender lo que significaba Aprender a Sentir o Sentir para Aprender. Además, tenía que ser llamativo para que la gente se interesara en entender la propuesta y generar la curiosidad”.

Para concluir, Flavia Barrozo manifestó que este proyecto sienta el precedente en las alumnas. “Ellas van a tener que terminar de cursar la cátedra a fin de año y se recibirán y seguirán su camino. El proyecto continúa en el interés y evolución personal”, puntualizó.

Además, este proyecto sienta un precedente para el Instituto Provincial de Educación Superior de Caleta Olivia. “Quedará en la historia y serán referentes para sus compañeras y estudiantes que las sucedan. Es una semilla que tendrá lindos brotes a futuro”, finalizó.

 

Comentar
- Publicidad -