Avión espacial de EEUU regresa a la Tierra tras una misión de 780 días en órbita

El X-37B no tripulado aterrizó este domingo en la base de la NASA en Cabo Cañaveral, Florida, luego de permanecer en órbita durante dos años desarollando “experimentos del Laboratorio de Investigación de la Fuerza Aérea”.

El misterioso avión espacial de la Fuerza Aérea de Estados Unidos X-37B está de vuelta en la Tierra, tras una misión de 780 días en órbita que batió récords, la quinta tarea ultralarga de la flota militar con este tipo de aeronaves.

El avión espacial no pilotado aterrizó este domingo en la base militar del Centro Espacial Kennedy de la NASA en Cabo Cañaveral, Florida, a las 3:51 am hora local.
De acuerdo con la página Space.com, el Vehículo de Prueba Orbital 5 (OTV-5), lanzado desde un cohete SpaceX Falcon 9 el 7 de septiembre de 2017, efectuó un aterrizaje autónomo y suave.

La misión del X-37B rompió el récord anterior de permanencia en el espacio por 718 días establecido por la misión OTV-4 en mayo de 2017. Esta es la cuarta misión clandestina que cumple el avión.

“El regreso seguro de esta nave espacial, después de romper su propio récord de resistencia, es el resultado de la innovadora asociación entre el gobierno y la industria”, dijo el general David L. Goldfein, Jefe de Estado Mayor de la Fuerza Aérea, citado en un boletín de la institución militar. “El cielo ya no es el límite para la Fuerza Aérea y, si el Congreso lo aprueba, para la Fuerza Espacial de Estados Unidos”, añadió.

La Fuerza Aérea ha informado muy poco sobre lo que el X-37B hizo en órbita, lo que añade todavía más misterio al tema. “El X-37B completó su vuelo más largo hasta la fecha y cumplió con éxito todos los objetivos de la misión”, dijo Randy Walden, director de la Oficina de Capacidades Rápidas de la Fuerza Aérea, que gestiona el programa.

“Esta misión albergó exitosamente experimentos del Laboratorio de Investigación de la Fuerza Aérea, entre otros, además de proporcionar un viaje para pequeños satélites”, explicó Walden.

El teniente coronel Jonathan Keen, gerente del programa X-37B, señaló en el mismo boletín de la Fuerza Aérea que la nave “es un componente clave de la comunidad espacial. Este hito demuestra nuestro compromiso de llevar a cabo experimentos para la futura exploración espacial de Estados Unidos”.

El vehículo robótico se parece al famoso transbordador espacial de la NASA, pero es mucho más pequeño. El X-37B tiene unos 28.9 pies (8,8 metros) de largo y 9.5 pies (2.9 metros) de alto, con una envergadura de poco menos de 15 pies (4.6 metros). Tiene un peso de 11,000 libras (4,990 kilogramos).

Está previsto que el año que viene haya otro lanzamiento desde Cabo Cañaveral. Según la secretaria de la Fuerza Aérea, Barbara Barrett, “cada misión sucesiva hace avanzar las capacidades espaciales de nuestra nación”.

Comentar
- Publicidad -