Un joven asesinó a cuchillazos a un hombre porque le dijo “qué lindo sos”

Un joven asesinó brutalmente a un hombre a la vuelta de la Terminal de Ómnibus de La Plata y las cámaras de seguridad registraron el episodio. Según escuchó un testigo en la comisaría, el homicida atacó a la víctima luego de que le dijera “qué lindo que sos”.

El hecho tuvo lugar en la calle 2, entre 41 y 42. Además de perseguirlo, cazarlo y acuchillarlo en varias oportunidades, el asesino le pega varias patadas a Walter Chirino cuando está indefenso, en el piso.

El hombre de 49 años agonizaba en la vereda, tenía numerosas puñaladas y golpes en la cabeza. Un reguero de sangre llevó a los investigadores al sospechoso: en la casa donde terminaban los rastros, había manchas hemáticas hasta en el picaporte, ya que el homicida se había lastimado la mano derecha durante la brutal agresión.

El fiscal Marcelo Romero (UFI N° 6), a cargo de la investigación, todavía no sabe qué motivó al acusado a cometer semejante ataque. Le pidió a la jueza Marcela Garmendia que agrave su imputación a “homicidio calificado por haberse cometido con ensañamiento y alevosía”.

El homicida fue identificado como Tomás Cerletti, de 22 años, oriundo de Brandsen. En el allanamiento en la propiedad de su papá, lugar donde se encontraba pasando el fin de semana, en calle 41 entre 2 y 3, a la vuelta de la escena del crimen, también fue apresado su progenitor, un arquitecto de 62 años, por “tenencia ilegal de arma de guerra y de arma de uso civil”.

La posible causa del homicidio

Según escuchó un testigo en la comisaría, Cerletti contó los motivos de la agresión: “Le clavé un cuchillazo al tipo porque me dijo ‘qué lindo que sos’, me pegó una piña y lo clavé todo”. Esta versión, a pesar de que es valorada por el fiscal Romero, no le cierra del todo a los investigadores.

Te puede interesar
Villa Crespo: un patrullero atropelló y mató a una chica de 19 años

Un llamado al 911 alertó, el sábado a las ocho que había un hombre malherido en la vereda, que apenas pudo balbucear su nombre a los policías del Comando de Patrullas de La Plata. Lo trasladaron al Hospital San Martín, adonde murió horas más tarde.

El reguero de sangre llevó a los agentes de la comisaría 2° hasta la casa situada a la vuelta de donde ocurrió el homicidio. Allí quedaron detenidos el joven y su padre.

En el lugar incautaron una carabina calibre 22, con cargador; una escopeta calibre 12; un revólver calibre 22 lechucero, todos sin numeración visible.

También hallaron una pistola marca Tala y tres cargadores; 11 proyectiles calibre 22 y dos proyectiles calibre 9 milímetros; y dos rifles de aire comprimido calibre 5,5.

En el lavarropas, además, había prendas con manchas de sangre que Cerletti estaba intentando lavar. Y al fondo de la casa, en el vivero donde encontraron dos plantas de marihuana de 1,50 metros cada una, un cuchillo que sería el arma homicida.

Comentar
- Publicidad -