Reina de belleza retenida en aeropuerto teme por su vida

Fue la representante de Irán en el certamen Miss Intercontinental que se celebró el año pasado en Manila, ocasión en la que mostró un cartel de apoyo a Reza Pahlavi, antiguo príncipe heredero iraní y principal disidente del régimen de los ayatolas.

La modelo iraní Bahareh Zare Bahari, lleva una semana retenida en el aeropuerto internacional de Manila a la espera de que se procese su solicitud de asilo, bajo el argumento de que teme ser ejecutada en su país por “cargos políticamente motivados”.

Bahareh, de 31 años, fue acusada de agresión por un hombre iraní en Filipinas, cargos que ella niega y los relaciona al hecho de haber apoyado a disidentes del Gobierno iraní, que envió una notificación de alerta roja a la Interpol sobre ella.

Por eso, a la modelo se le negó la entrada a Filipinas en el aeropuerto el pasado 17 de octubre, cuando trataba de entrar en Manila en un vuelo de Cebu Pacific procedente de Dubai.

“Sigo aquí en Manila en la terminal 3 del aeropuerto, sala 4. Mi solicitud está en proceso y espero que me transfieran a otro país porque Filipinas ya no es seguro para mí”, señaló anoche Bahareh en su última publicación en Facebook.

“Necesito un sitio seguro donde continuar mi vida sin estrés. Gracias por el apoyo del pueblo filipino, espero que el Gobierno halle la verdad sobre el asunto de la Interpol pronto y me ayuden”, apuntó Bahareh, que teme que Filipinas la extradite a Irán.

Bahareh fue la representante de Irán en el certamen Miss Intercontinental que se celebró el año pasado en Manila, ocasión en la que mostró un cartel de apoyo a Reza Pahlavi, antiguo príncipe heredero iraní y principal disidente del régimen de los ayatolas.

Te puede interesar
Carabineros de Chile suspendió el uso de balines de goma

“Usé su foto en el concurso y están enojados conmigo. Si me deportan, me condenarán al menos a 25 años de la cárcel, si no me matan”, indicó Bahareh, quien argumenta que está en el punto de mira en Irán por violar valores tradicionales al participar en certámenes de belleza y defender los derechos de la mujer.

La miss explicó en varias publicaciones en Facebook esta semana que desde 2014 ha estado viajando con frecuencia a Manila, donde cursa estudios de odontología, y aclara que las autoridades migratorias nunca le impidieron la entrada e incluso le concedieron una exención de visa el pasado septiembre.

El Departamento de Justicia explicó al diario filipino Philstar que a la miss se le negó la entrada a Filipinas por la alerta roja y que permanecerá bajo custodia de la Oficina de Migración mientras se procesa su solicitud de asilo “a su debido tiempo”, apuntó su portavoz, el subsecretario Mark Perete.

“No debería haber ninguna acción bajo el aviso rojo a la Interpol de Irán, porque según las reglas de Interpol un aviso rojo es nulo y sin efecto si la persona aludida es un refugiado que huye del estado que lo emitió”, indicó en Twitter el subdirector de Human Rights Watch en Asia, Phil Robertson.

Comentar
- Publicidad -