Pena de muerte para los 16 abusadores de Nusrat, la joven quemada viva tras denunciar acoso

Fue atada, llevada al techo de su escuela y bañada en combustible, después le prendieron fuego. Cinco días después del ataque, la estudiante de 19 años falleció en un hospital.

Dieciséis bangladesíes fueron condenados a pena de muerte tras quemar viva a Nusrat Jahan Rafi, una estudiante de 19 años que, el pasado abril, denunció haber sufrido acoso sexual por el director de la escuela coránica en la que estudiaba.

Entre los declarados culpables se encontraban antiguos miembros de la administración de la escuela, maestros y alumnos: 12 de los 16 confesaron haberla asesinado.

Nusrat Jahan Rafi fue atada, llevada al techo de la escuela y bañada en combustible, después le prendieron fuego. Murió en el hospital cinco días después del ataque.

Su muerte conmocionó al país y provocó importantes manifestaciones. Los 16 acusados, entre ellos el profesor de la chica, estaban siendo juzgados desde junio por un tribunal en Feni, al sureste del país.

“Este veredicto prueba que ningún asesinato queda impune en Bangladesh”, declaró el fiscal Hafez Ahmed.

 Iban a mentir sobre el crimen

Los conspiradores esperaban pasar el incidente como suicidio por autoinmolación, pero el plan fracasó después de que las llamas quemaran la bufanda que la ataba y Nusrat Jahan Rafi pudo bajar del techo en busca de ayuda.

Te puede interesar
Cinco muertos y decenas de heridos entre manifestantes y policía en Bolivia

Su hermano grabó un video de ella en la ambulancia en un teléfono móvil. Sheikh Hasina, primer ministro de Bangladés, prometió enjuiciar a todos los involucrados.

“Espero que los condenados reciban el castigo máximo en el caso, ya que ya han dado declaraciones confesionales”, dijo el hermano de Rafi, Mahmudul Hasan Noman.

Los defensores de derechos humanos han seguido este caso muy de cerca, en un momento en que aumentan las violaciones y los casos de acoso sexual en Bangladés.

El grupo de defensa de las mujeres Bangladesh, Mahila Parishad, estima que solamente un 3% de los casos de violación merecen condenas penales en el país.

Comentar
- Publicidad -