La Corte de Brasil dio señal a favor de liberar a Lula, pero postergó la decisión

Carmen Lucia Antunes

El Supremo Tribunal Federal de Brasil postergó hasta el próximo 6 de noviembre la decisión final en un expediente que puede derivar en la liberación del expresidente Luiz Inácio Lula Da Silva, después de que una jueza se pronunciara en favor del exjefe de Estado, pese a que se esperaba que hiciera lo contrario.

La suspensión de la audiencia llegó cuando la votación estaba cuatro a tres a favor de la constitucionalidad de mantener preso a un condenado en dos instancias judiciales, aún sin todos los recursos de apelación agotados, toda una revisión de la llamada “Doctrina Lava Jato” inaugurada en 2016 y que permitió la detención de Lula.

Todavía falta la emisión de cuatro votos, en un debate que puede beneficiar a otros 5.000 presos con fallo de segunda instancia.

El punto alto de lo ocurrido en este debate jurídico que mantiene en vilo a todo Brasil fue que la jueza de la corte Rosa Weber fallara a favor de apoyar a los “garantistas”, con lo cual se vislumbra una victoria de 6 contra 5 o de 7 contra 4 para este grupo sobre los ‘punitivistas”, es decir los que votan por mantener en prisión a los condenados en dos instancias.

En anteriores ocasiones en que se trató este asunto, en planteos cautelares o sobre casos específicos, Weber se había pronunciado según la jurisprudencia de 2016.

Por falta de tiempo y de agenda, el presidente del máximo tribunal, Antonio Dias Toffoli, postergó el resto de la votación para el 6 de noviembre.

La sesión había comenzado el miércoles con el resultado de 3 a 1 a favor de seguir la Doctrina Lava Jato, una interpretación de la Constitución que obliga a detener a un condenado en segunda instancia.

Te puede interesar
Cocaleros mantienen protestas contra gobierno interino de Bolivia

La jueza Weber votó en contra, luego de haber sido visitada en su despacho por el ministro de Justicia, su antiguo colaborador y exjuez Sérgio Moro, interpretando que la Constitución debe ser observada y no reescrita por un tribunal.

El país se encuentra atento a la votación a raíz de que varios presos por corrupción en la operación Lava Jato pueden ganar la libertad, entre ellos Lula, condenado a ocho años y 10 meses de cárcel por corrupción.

El exmandatario, además, espera la anulación de su causa por supuesta parcialidad del entonces juez Sérgio Moro, hoy ministro de Justicia del presidente Jair Bolsonaro.

Alineado con Lava Jato votó el juez Luis Fux, quien alertó sobre la “inseguridad jurídica” en el país cuya economía “tiende al crecimiento”.

Fux apeló a un supuesto “sentimiento constitucional de la sociedad” para interpretar la lectura del llamado grupo de los punitivistas.

Por último, Ricarfdo Lewandowski descontó para los garantistas y la votación terminó 4-3. El juez enfatizó que si no se cambia la actual jurisprudencia se estará afectando “la presunción de inocencia”.

Faltan que voten los jueces Carmen Lucia Antunes, Celso de Mello, Gilmar Mendes y Días Toffoli.

A los tres primeros se los considera ecolumnados con la corriente que pretende dar un giro en la interpretación de la Constitución y están a favor de anular el entendimiento de 2016, mientras el sentido del voto de Toffoli se desconoce.

Comentar
- Publicidad -