Hallaron 39 cadáveres a bordo de un camión en el Reino Unido

El conductor, un irlandés del norte de 25 años, fue arrestado bajo sospecha de asesinato. El vehículo provenía de Bulgaria y fue hallado en Essex. Las autoridades migratorias están investigando el hecho

La policía del Reino Unido anunció este miércoles el hallazgo de 39 cuerpos en el contenedor de un camión en Essex, al este de Londres, y que el conductor, de 25 años y oriundo de Irlanda del Norte, fue detenido por asesinato.

Según los primeros elementos de la investigación, el camión venía originalmente de Bulgaria pero entró en el Reino Unido el 19 de octubre por Holyhead, en la costa este del país, proveniente de Irlanda.

Los informes preliminares indican que se trata de 38 adultos y un adolescente, quienes fueron declarados muertos en el lugar donde se encontraba el vehículo, en el parque industrial Watergalde en Grays, condado de Essex. El conductor, un joven de 25 años y oriundo del Norte de Irlanda, fue arrestado bajo sospecha de asesinato.

“Este es un incidente trágico en el que un gran número de personas ha perdido la vida”, expresó, el superintendente de la policía de Essex, Anrew Mariner, en un comunicado. “Nuestras investigaciones siguen en curso para establecer qué ocurrió”, agregó.

La policía aseguró que fue alertada por el servicio de ambulancias a la 1:40 am (hora local) sobre la presencia de un contenedor cargado con las personas en este parque industrial en Grays, a unos 30 kilómetros del centro de Londres y donde los camiones suelen concentrarse antes de encarar el cruce del Canal de la Mancha.

“Estamos en el proceso de identificar a las víctimas. Sin embargo anticipo que será un proceso largo”, dijo Mariner. “Creemos que el camión venía de Bulgaria”, agregó.

Las autoridades migratorias en el Ministerio del Interior estaban asimismo trabajando con la policía para dilucidar el incidente. El área en torno al parque industrial ha sido cerrada mientras continúan las investigaciones.

Aparentemente el vehículo ingresó al Reino Unido el sábado por Holyhead, en el noroeste de Gales, uno de los principales puertos para ferries que provienen de Irlanda.

El Reino Unido es uno de los principales destinos buscados por los migrantes que provienen de Medio Oriente y África, junto con Alemania y Suecia. Para llegar a estos países las personas que escapan de la guerra y la pobreza suelen emprender largos y peligrosos trayectos por agua y tierra, atravesando toda Europa en una travesía que suele comenzar en los países del Este, como Bulgaria.

Te puede interesar
Un nuevo tiroteo en Estados Unidos deja cinco muertos, entre ellos tres niños

Así, el aumento de los controles en Dover y Calais, el punto más estrecho en el Canal de la Mancha entre las ciudades de Inglaterra y Francia, ha forzado a que muchos migrantes busquen rutas alternativas, y una ellas involucra tomar un ferry desde Cherburgo, en Francia, hasta Irlanda antes de llegar finalmente al Reino Unido.

Pero esta ruta es más costosa para los migrantes, que abonan importantes sumas de dinero a los traficantes de personas, y puede sumar varios días a la peripecia. También, al parecer, aumenta su exposición el peligro al que se someten.

El primer ministro del Reino Unido, Boris Johnson, se declaró “horrorizado” por el hallazgo de los 39 cadáveres.

“Estoy recibiendo actualizaciones regulares y el Ministerio del Interior está trabajando con la policía de Essex para determinar eaxctamente qué ocurrió. Mis pensamientos están con todos aquellos que perdieron y sus vidas y con sus seres queridos”, señaló el mandatario en su cuenta de twitter.

El de este miércoles es el peor desastre que involucra a presuntos migrantes indocumentados desde el año 2000, cuando 58 polizones chinos murieron mientras viajaban en un contenedor cargado de tomates desde Bélgica al Reino Unido, según reportó el Daily Mail.

Tal y como ocurrió en Essex, en aquella oportunidad los cadáveres fueron hallados por las autoridades aún dentro del camión y luego de que arribara a Dover. Luego se supo que las personas habían muerto sofocadas luego de que la esclusa de ventilación en el contenedor fuera cerrada por el conductor Perry Wacker, quien temía que los ruidos alertaran a los oficiales de aduana. El hombre, quien había cobrado 300 libras (Unos 380 dólares al cambio actual) por migrante, fue condenado a 14 años por las 58 muertes.

Comentar
- Publicidad -