Gimnasia clasificó a los play-offs

Gimnasia le ganó anoche 78 a 64 a Peñarol de Mar del Plata en el Socios Fundadores y, al asegurarse al menos el segundo puesto del grupo D, se clasificó a los play-offs del Súper 20 de la Liga Nacional de basquetbol. Deberá enfrentar a uno de los primeros del grupo C, donde están Obras y Ferro como principales candidatos.
Con una producción eficiente, más que nada en la parte defensiva y sabiendo manejar el juego y administrar la diferencia, el elenco conducido por Martín Villagrán consiguió un sobrio triunfo ante el elenco marplatense. Manuel Buendía terminó siendo, una vez más, la figura de la tarde/noche, además de resultar el más valioso del plantel al cabo de la fase regular de esta competencia.

Con este segundo puesto asegurado -puede ser primero si San Lorenzo pierde los dos compromisos contra Boca- ya comienza a prepararse para jugar los play-offs de cuartos de final desde la próxima semana. Si es segundo, se medirá ante el líder del grupo C, pero si es puntero lo hará ante el escolta, donde los probables rivales son Obras y Ferro, quienes se cruzarán el viernes y ahí definirán las posiciones finales. Por el mismo motivo puede tener ventaja de cancha -juega de visitante primero- o de lo contrario se presentaría el miércoles o jueves en el Socios y después se va a Buenos Aires.

Tuvo un gran comienzo Gimnasia, que hizo dudar y confundir al visitante, porque ofensivamente aportó desde los movimientos perimetrales con un muy decidido Donald Robinson, que sumó desde afuera y desde adentro, y también en el poste bajo con las caídas y los muy buenos movimientos de Roberto Acuña, que le ganó repetidamente al Thomas, uno de los mejores pivotes del grupo, y en general se destacó el trabajo en conjunto en defensa frente a un Peñarol que dispuso de sus mejores momentos al principio con Gabriel Belardo y Thomas, pero que resultaron insuficientes para el gran trabajo que completó el Verde.

Te puede interesar
Gimnasia, con decisión en los momentos justos

En el arranque del segundo cuarto todo fue a favor del local, que continuó moviendo muy bien la pelota y extendió el gran trabajo ofensivo de minutos anteriores, sin embargo después se cayó en ese aspecto, perdió justeza y, al bajar los porcentajes, no pudo solidificar la buena diferencia que había obtenido en un determinado momento que llegó a ser de 17, pero de igual modo consiguió controlar el juego por seguir fuerte más que nada atrás y darle pocas alternativas a un rival que también fue intermitente y no pudo recortar la diferencia. Es que los dos estuvieron helados desde la línea de tres con 1/8 por parte de Gimnasia y 2/12 de Peñarol.

Tampoco el anfitrión tuvo tanta claridad en albor del segundo tiempo y les costaron los ataques, aunque lo disimuló y lo maquilló con los tantos de Jonatan Treise. Sin embargo, como se impuso cerca de su propio vidrio y jamás dejó despertar al rival -tuvo algunas aproximaciones pero nunca fue constante-, sobre el final del lapso volvió a disfrutar del base Manuel Buendía -terminó siendo el mayor promedio de gol del equipo en toda esta primera fase- para de ese modo edificar una casi determinante distancia en el marcador y quedar muy bien situado de cara los 10 minutos finales.

No mejoró mucho el juego en los diez minutos finales para el espectáculo, aunque el Verde se mantuvo muy consistente y como dominador total del desarrollo al mejorar algo los porcentajes –en todo momento estuvo arriba en el marcador-, y si bien cayó en pérdidas, jamás disminuyó la intensidad defensiva, que fue determinante para ser superior y el justo vencedor.

Comentar
- Publicidad -