Ordenan a un interventor que entre a un hotel de Cristina Kirchner con un cerrajero

El Tribunal Oral Federal 5 ordenó a un interventor judicial que administra el hotel Casa Patagónica Los Sauces, que está a nombre de Máximo y Florencia Kirchner, a que tome posesión del inmueble aún, si es necesario, con la ayuda de un cerrajero, debido a que días atrás viajó al lugar y no pudo ingresar, ya que se le estaría ocultando la llave para hacerlo.

El hotel está intervenido a raíz de la causa judicial por presunto lavado de dinero contra la familia Kirchner, donde los casos “Hotesur” y “Los Sauces” tramitan en conjunto.

Días atrás, el interventor Jordan Kristoff viajó al hotel para verificar el estado del mismo pero solo pudo tomar imágenes exteriores y recorrer sus inmediaciones, puesto que la puerta de ingreso estaba con llave.

Como había informado el abogado de la expresidenta Cristina Kirchner, Carlos Beraldi, la llave se suponía estaba en poder de la inmobiliaria Patagonia Propiedades, pero cuando el interventor tomó comunicación con su dueño Mario Nsturtz, este se lo negó.

A raíz del informe presentado por el interventor a los jueces Adriana Palliotti, José Martínez Sobrino y Daniel Obligado, el Tribunal resolvió que el agente judicial vuelva a intentar, arbitrando todos los medios, tomar posesión del hotel aun si hiciera falta la asistencia de de un cerrajero.

Te puede interesar
Con Alberto Fernández como anfitrión, comenzó el II encuentro del Grupo de Puebla

La intervención del hotel fue decretada entre junio y julio pasados por orden del Tribunal que tendrá a cargo el juicio.

Pese a que en 2016 el juez instructor Claudio Bonadio había dispuesto una inhibición y embargo generalizado, la propiedad en cuestión nunca había sido afectado por esa medida.

Si bien había una inhibición y un embargo sobre el hotel y los bienes heredados por Máximo y Florencia Kirchner, el Casa Patagónica Los Sauces nunca fue afectado, y cuando el Tribunal Oral le hizo la consulta al Registro de la propiedad Inmueble de Santa Cruz constató esa situación.

En los últimos días, Beraldi se quejó ante el Tribunal de que el bien se encuentra en un estado de abandono total, que está dañado el cerco perimetral y que hay riesgo de una ocupación ilegal.

Por ello, por pedido del abogado es que el Tribunal dispuso verificar el estado del inmueble y la orden que ahora encomendó al interventor Kristoff.

Comentar
- Publicidad -