Caos e incertidumbre en México tras captura de hijo del Chapo Guzmán

Las autoridades mexicanas habían confirmado primero la detención de Ovidio Guzmán, hijo del narcotraficante “El Chapo”, hecho que desató una violenta respuesta del crimen organizado en Culiacán.

Tras horas de caos informativo y una ciudad, Culiacán, convertida en una zona de guerra, se desconoce con seguridad el actual paradero de uno de los hijos del Chapo, Ovidio Guzmán, quien fue capturado por fuerzas de seguridad pero posiblemente liberado horas después.

La detención de Ovidio Guzmán la tarde del jueves hizo que las células del cartel de Sinaloa desataran una ola de violencia en Culiacán de tal virulencia que provocó los rumores de que las autoridades lo habrían liberado para evitar represalias contra la población.

Poco antes, el titular de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana (SSPC) de México, Alfonso Durazo, había confirmado la captura del hijo del narcotraficante Joaquín “el Chapo” Guzmán Loera, en la ciudad mexicana de Culiacán.

Ovidio Guzmán fue capturado con otras tres personas en una casa del fraccionamiento Tres ríos de Culiacán, por una patrulla de 30 miembros de la Guardia Nacional y la Secretaría de la Defensa Nacional.

Durazo, al frente del Gabinete de Seguridad del Gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador, detalló que Ovidio Guzmán fue capturado a las 15.30 hora local (20.30 GMT) por una patrulla, que hacía un recorrido de rutina cuando fueron agredidos desde una vivienda.

Te puede interesar
Detuvieron a 16 personas en el primer aniversario de los "chalecos amarillos"

Las fuerzas de seguridad repelieron el ataque y tomaron el control de esta vivienda, donde estaban cuatro personas, una de ellas identificada como Ovidio Guzmán López, indicó Durazo al leer un comunicado de prensa.

El titular de la SSPC de México indicó que la captura del hijo del Chapo “generó que varios grupos de la delincuencia rodearan la vivienda con una fuerza mayor a la de la patrulla”.

Ataques a ciudadanos

En tanto, otros grupos causaron acciones violentas contra los ciudadanos en otros puntos de Culiacán, lo que generó “una situación de pánico”, explicó.

Aseguró que para salvaguardar la seguridad en esta ciudad del Pacífico mexicano, suspendieron “acciones” en esa ciudad y el gabinete de seguridad, conformado por Ejército, Marina, Guardia Nacional y SSPC, se movió a Culiacán para seguir de cerca la situación.

Ovidio Guzmán López, de 28 años de edad, enfrenta cargos en Estados Unidos por tráfico de cocaína, de metanfetamina y de marihuana.

Los bloqueos se extendieron a las salidas de la ciudad, que se mantuvo prácticamente cercada y con la gente resguardada en sus lugares de trabajo y en sus casas; la actividad comercial se paralizó por horas.

En diversas partes de la ciudad se escuchan balaceras y se observa a decenas de personas fuertemente armadas que tomaron autobuses de transporte público y que se mueven en vehículos blindados por ellos mismos.

Comentar
- Publicidad -