Un juego de cartas con mucho apetito

juego de cartas con fauna y flora patagónica

El comodorense Emiliano Gunckel presenta un nuevo juego de cartas para jugar con la fauna y flora patagónica y , entre carta y carta, aprender un poco.

Emiliano siempre jugó con juegos de mesa. El dice “como casi todos”, pero quizás no es así. Algún flechazo habrá ocurrido cuando con amigos de la infancia tiraba los dados o movía las fichas como para que a los 24 años ingrese de lleno en el mundo de los juegos, eventos y clubes lúdicos. Crear sus propios juegos se transformó muy pronto en su meta y su trabajo como ilustrador fue su herramienta. Hoy nos presenta “Patago¡Ñam!” su séptimo juego y el segundo “de autor y según él mismo lo define “el más ambicioso”.

-¿De qué se trata tu nuevo juego Patago¡Ñam!?

-Patago¡Ñam! es un juego de cartas y fichas dinámico y divertido en el que vamos a tener que alimentar a muchos animales de la Patagonia. En este juego, vamos a encontrar 23 especies diferentes de animales, las cuales piden alimentos según cuatro grupos principales: insectos, hierbas y frutos, carnes y huevos, y pescados y moluscos. No es un juego que requiera conocimientos previos para tener ventaja alguna, sino que es una experiencia divertida con la cual, en simultáneo, aprendemos sobre nuestra fauna autóctona y su alimentación.

Básicamente cada jugador cuenta con un pozo de cartas de animales en su zona de la mesa y una mano de cartas para jugar. Lo que deben hacer es intentar “alimentar” a los animales de los pozos de otros jugadores, descartando las comidas que esos animales pidan. Al hacerlo, podrán “robar” un animal del pozo de otro jugador y llevarlo al fondo del suyo. De esta forma, cuando el juego termina, cada uno contará los puntos que figuran en cada carta de animal, siendo ganador aquel jugador con mayor puntaje.

Además, el juego cuenta con cartas de estrategia, que pueden arruinar la jugada de otros jugadores o beneficiarnos con más animales, lo cual agrega más condimentos al juego.

-¿En qué se diferencia este juego de los demás que creaste? ¿Cuántos van ya?

-Este juego se diferencia de los anteriores en cuanto a dos razones: la primera es que es el juego más ambicioso que he creado hasta la fecha, en cuanto a cantidad de ilustraciones y componentes. El juego posee 80 cartas y 10 fichas, además de dos folletos (educativo y de reglas) todo dentro de una caja con tapa, base y barniz sectorizado en logo y personajes.

La segunda razón es que se trata del segundo juego “de autor” autoeditado bajo este emprendimiento que es Ludogonia -el primero fue “Originarios”. Esto quiere decir que poseen mecánicas de juego especialmente creadas por mí como autor. El resto de títulos en este emprendimiento son juegos “clásicos”, como lo son memo-tests y rompecabezas. La idea, por lo menos en estos momentos, es la de intercalar tanto juegos clásicos como juegos de autor de manera equitativa conforme salgan nuevos títulos. En total, Ludogonia cuenta hoy con seis juegos diferentes.

-¿Quién lo puede jugar? ¿Cuántos jugadores?

-Lo pueden jugar niños a partir de seis años con reglas “reducidas” (quitando algunas cartas estratégicas que agregan algo de complejidad al juego) y a partir de 8 años pueden jugar la versión “estándar” del juego. Patago¡Ñam! se juega desde dos a seis jugadores.

Además, gracias a la cantidad de cartas que trae, incluye modos de uso adaptados para jardín, los cuales sólo incluyen usar las comidas y los animales de manera que los niños y niñas puedan identificar a los animales y sus alimentos.

-¿Cómo es básicamente el proceso de creación desde la idea hasta el producto final?

-La manera en que personalmente trabajo, es la de anotar en blocks de notas los “temas” de juegos que me interesan tratar. Una vez elegido uno, procedo a ver de qué manera puede realizarse una mecánica acorde a lo que se quiere enseñar. Este proceso suele ser arduo. Patago¡Ñam! pasó por tener mil mecánicas y modos de juego distintos, siendo al principio una especie de bingo con muchas comidas, pero luego fue mutando hasta el resultado que tiene hoy.

Te puede interesar
Las Abuelas de Plaza de Mayo y su revolución en la ciencia

Una vez encontrada una mecánica de juego y los componentes que traerá, viene la parte de documentación: es en la cual necesito comprobar, mediante un especialista en el tema, si es posible realizar el juego como yo lo imagino. En esta etapa suele suceder que varias cosas no son posibles ya que no son fieles a la realidad. Por ejemplo, querer que un animal tenga X alimento en su carta para mantener una igualdad de cantidad de todos, pero que no es real que este animal coma ese alimento. Es entonces donde hay que comenzar a cambiar algunas cosas de la manera más armónica posible.

He trabajado con Daniel Aldo Gómez, que es licenciado en Ciencias Biológicas con especialización en ecología de la Universidad de Buenos Aires, quien me ha dado una mano muy grande respecto a la alimentación de cada especie. Él también sugirió colocar a los animales carroñeros como elemento aparte, con lo cual terminé de cerrar la mecánica de juego agregando fichas.

-¿Qué es lo más difícil de ser un emprendedor?

-Creo que una de las cosas más difíciles es la de tener la constancia y no defraudarse cuando cuesta remar y que tu emprendimiento sea conocido. Trabajar en esto siendo una sola persona a veces se hace cuesta arriba y lleva más tiempo de lo que uno espera para que se materialicen las cosas, pero por suerte cada vez conecto con más gente en Comodoro y en otras ciudades que apoyan el emprendimiento y me dan una mano gigante para seguir adelante, además de mi familia que siempre está apoyándome en todo.

-¿Dónde encontrás inspiración?

-En otros emprendedores amigos y familiares. En desarrolladores de juegos de mesa en el país y todos los que agitan por querer que esto crezca. En los niños y familias que se juntan a disfrutar tardes de juegos, quizás en eventos o en la comodidad del hogar y a los que me han hecho llegar su apreciación por estas creaciones.

-¿Qué condimentos tiene que tener un juego para ser perfecto?

-Creo que más allá de lo que se trate un juego, debe poder generar un clima distendido y divertido entre todos los que lo juegan. Que haga que te conectes con los demás y descubras cosas nuevas de ellos por compartir ese momento. En definitiva, que logre hacerte pasar un buen rato con otras personas, sin esto, ni el mejor de las mecánicas de juego van a ser suficientes.

– ¿A qué juegos, que no sea de los tuyos, te gusta jugar hoy?

-Hoy día me gusta jugar algunos títulos nacionales; Kinmo, Magos y Tabernas, Conejos en el Huerto; como internacionales que cuentan con edición de editoriales argentinas: Bunny Kingdom; Virus; Tsukiji, los cuales son fácilmente conseguibles por internet o en librerías con sección de juegos de mesa. Me gustaría recomendar las siguientes editoriales argentinas para aquellos que quieran conocer un poco más, las encuentran en Facebook: Bureau de Juegos, El Dragón Azul, Juegosdemesa.com.ar.

Otros juegos de Emiliano: Memo-Test “Fauna” Patagónica, Memo-Test “Flora” Patagónica, Rompecabezas de “Aves” de la Patagonia, Rompecabezas motivo “Costero”. Juego de mesa “Originarios” y Patago¡Ñam!.

Dónde conseguirlos: Tienda “Ghob”, Ameghino 522. En la página de Facebook “Ludogonia Juegos Patagónicos”, la pestaña “Información” muestra otros puntos de venta locales y de otras ciudades. En la web: www.ludogonia.com

MINIBIO: Emiliano Gunckel es Ilustrador Profesional y futuro Diseñador Gráfico y Publicitario. Brinda talleres de dibujo para niños y lleva adelante su emprendimiento Ludogonia Juegos Patagónicos, con el cual da a conocer nuestra Flora y Fauna local a través de juegos de mesa.

Comentar
- Publicidad -