Por golpear y amenazar a su pareja le pidieron que abandone Sarmiento

Por pedido de la fiscalía, el juez Alejandro Rosales formalizo la investigación preparatoria de juicio contra Alan Armando Antiman (28) como presunto autor de los delitos lesiones leves agravadas por haber sido cometidas contra una persona con la que ha mantenido una relación de pareja, desobediencia y tenencia ilegal de arma de guerra. Asimismo, el magistrado dictó una orden de prohibición de contacto entre el imputado y su expareja. También dispuso que Antiman se retire de la ciudad y establezca domicilio en la casa de su madre en Comodoro Rivadavia.

Según la información suministrada por el licenciado Jorge Juárez, vocero del Ministerio Público Fiscal (MPF), en el inicio de la audiencia de control de la detención y formalización de la investigación preparatoria de juicio, el funcionario Ezequiel Castro Albornoz relato el contenido de la pieza de apertura.

En este marco, sostuvo que el hecho ocurrió 8 de octubre a las 22:30, en un domicilio ubicado sobre la calle 20 de Junio al 400.

Allí reside la víctima junto a su pareja Alan Armando Antiman. El grupo familiar también lo integra la hija de ambos de 6 años de edad.

En aquella oportunidad, Antiman mantuvo una discusión verbal con la víctima. Luego le propinó golpes de puño en el rostro, la agarró del cabello y del cuello ahorcándola. Finalmente la arrojo al suelo.

Asimismo, se supo que la víctima intentó defenderse con una botella en su mano. Por otra parte, las lesiones sufridas por la mujer, fueron certificadas como: excoriación en mejilla izquierda, labio interior de la boca, antebrazo izquierdo y herida cortante en el dedo de su mano derecha.

Después de agredir a la madre de su hija, Antiman se retiró del lugar a bordo de su vehículo.

En este contexto, la mujer golpeada concurrió a la comisaría para radicar la denuncia correspondiente. En su declaración en la sede policial, agregó que su pareja poseía un arma de fuego en el vehículo que se desplazaba.

Así las cosas, los empleados policiales lograron alcanzar el vehículo del imputado, cuando se encontraba en el semáforo ubicado en la intersección de avenida San Martín y Uruguay. Antiman, no acató la orden de detenerse y se dio a la fuga en dirección al barrio “Estación”.

Te puede interesar
Estreno ganador para Gimnasia

Cuando llego a inmediaciones de las calles 20 de Junio y Ormachea, descendió del automóvil e intentó ingresar a una casa del sector denominado “Barrio 55 viviendas”. Finalmente, volvió sobre sus pasos y fue aprehendido por el personal policial.

Por otra parte, el investigador explicó que mediante una orden judicial de registro vehicular, pudieron hallar un arma de fuego en el interior del rodado del sospechoso. El arma fue descripta como un revólver calibre 38, de seis alveolos, cachas de color negra desgastada y con inscripción en el cañón.

A ello agrego, Alan Antiman no contaba con la debida autorización legal para la tenencia y portación de arma de fuego.

Por último Castro solicitó a Rosales que declare legal la detención, un plazo de seis meses de investigación y que al finalizar la audiencia judicial, el procesado sea trasladado a las oficinas de criminalística a los fines de que se le aplique el protocolo único de identificación de personas.

En tanto, indicó que la calificación legal provisoria sobre la conducta que se le atribuye al imputado es constitutiva del delito de lesiones leves agravadas por haber sido cometidas contra una persona con la que ha mantenido una relación de pareja, desobediencia y tenencia ilegal de arma de guerra.

Con respecto a las medidas de coerción, peticionó una medida sustitutiva. Su requerimiento fue que Antiman abandone la ciudad de Sarmiento y una orden judicial de prohibición de contacto hacia la víctima y su domicilio.

Para fundamentar su petición destacó las evidencias colectadas para sostener -con el grado de probabilidad requerido en esta etapa- que el imputado es autor del hecho denunciado. También mencionó la falta de arraigo del procesado -no tiene trabajo y compartía la vivienda con la víctima- y la pena en expectativa por los tres delitos que le endilgan los acusadores.

Comentar
- Publicidad -