Baja de reservas: hay vencimientos por u$s600 millones

Se descuenta que el dinero para los vencimientos saldrá de las reservas. Desde el viernes, Hacienda tiene la venia del FMI para usar dólares “intocables”.

Esta semana el Gobierno tendrá que hacer frente a vencimientos de deuda por unos 600 millones de dólares. Comienza mañana con el cupón del Bonar 2020 (AO20) que implica una renta de u$s117,8 millones y culmina el viernes con el pago de la Lete U1109 que, aun luego del reperfilamiento compulsivo, implica el desembolso de u$s464 millones. Se descuenta que ambas obligaciones serán atendidas y que las divisas necesarias para atender esos compromisos saldrán de las reservas internacionales.

La Dirección de Administración de la Deuda Pública del Ministerio de Hacienda disipó todo vestigio de duda de los tenedores del Bonar 2020, cuando la semana pasada confirmó a través de un comunicado a BYMA el valor del cupón 8 en u$s0,04 por cada 1,00 de valor nominal. A partir del lunes pasado el AO20 cotizó ex cupón y su paridad se afianzó en los mercados.

Este título emitido bajo ley argentina, que vence en octubre del año próximo, podría ser incluido en la reestructuración o reperfilamiento de la deuda pública. Aunque el Ejecutivo envió al Congreso el proyecto correspondiente, parece claro que la negociación con los acreedores quedará pendiente para la próxima Administración.

Ahora se atenderá el pago del cupón de renta de 8% anual, que se cancela semestralmente en los meses de abril y octubre de cada año. El monto de emisión original en octubre de 2015 fue de u$s 2.947,6 millones, que devengaron un interés de 117,9 millones de dólares. Esto es lo que deberá desembolsar mañana el Tesoro Nacional. La amortización de este bono, según las condiciones de emisión, será total a su vencimiento el 8 de octubre del año próximo, aunque eso puede modificarse si el título entra dentro de las obligaciones a reestructurar.

El temor a que se modifiquen las condiciones de este título soberano explican por qué cotiza con una paridad de 45% y promete una tasa de retorno (TIR) o rendimiento de 156% cuando falta un año para la amortización total.

El otro título que vence esta semana es la Letra del Tesoro (Lete) que cotiza en el mercado secundario con el ticket U1109. Se trata de una Lete en dólares que se licitó el 12 de marzo y que fue adjudicada por u$s854 millones, casi la totalidad de las ofertas presentadas. El precio de corte fue de u$s974,76 por cada 1.000 de valor nominal, que implicó un rendimiento efectivo de 4,54% anual. Esto es lo que hubiera debido pagar el Tesoro al vencimiento este viernes, pero debido a reperfilamiento el monto se redujo a 416,8 millones de dólares.

Te puede interesar
La inflación anual superó el 50% y se espera otra fuerte alza en noviembre

El cálculo surge de considerar el 15% del título que está en manos de personas jurídicas, que incluyen a instituciones y empresas, y a la proporción que tienen los inversores particulares, definidos como personas humanas. Según cálculos de los analistas del mercado, entre los ahorristas que invirtieron en forma individual y los que lo hicieron a través de fondos comunes de inversión, que también fueron exceptuados del nuevo cronograma y cobrarán 100% el viernes, habría un 30% de los tenedores. El resto de los pagos se efectuaría en un 25% a los 90 días y el 60% a los seis meses del plazo original.

Desde el viernes pasado el Tesoro logró la venia del Fondo Monetario Internacional (FMI) para echar mano de los dólares que el Banco Central tiene en sus arcas bajo el rótulo de “fortalecimiento de las reservas internacionales”. Desde Hacienda aclaran que esos recursos, originalmente unos u$s8.000 millones, fueron entregados por el FMI al inicio del programa stand by como “refuerzo presupuestario”, para atender situaciones como la que se registra ahora que las cuentas públicas lo requieren.

El OK de Washington habría restringido la autorización del uso de esos dólares exclusivamente a atender los compromisos de la deuda. Desde el palacio de Hipólito Yrigoyen 250 dejan trascender que estos recursos se utilizarán mientras se sigue negociando el postergado desembolso de u$s5.400 millones, originalmente previsto para mediados del mes pasado. Sin embargo, es un hecho que esa tarea quedará pendiente para luego que se definan las elecciones presidenciales a fin de mes.

Entre el viernes 27 y el lunes 30 de septiembre, el Ministerio de Hacienda de Hernán Lacunza, usó 1.963 millones para atender pagos de títulos en pesos y en dólares. El viernes último, la cuenta del Ministerio en el Banco Central se redujo en otros u$s176 millones y el saldo quedó ahora en u$s5.130 millones.

Con esta cifra, sumada a los u$s 13.500 de las reservas de libre disponibilidad, las autoridades confían en llegar al 10 de diciembre sin mayores dificultades. Aunque esto dependerá de la dinámica de los depósitos y de cómo los actores del mercado procesen las señales que vayan surgiendo de la política en las próximas semanas. El gran interrogante es cuántos de esos dólares quedarán para después.

Comentar
- Publicidad -