Joven asegura que vio en la Subcomisaría de Garayalde cómo robaban autopartes de vehículos secuestrados y lo filmó

Trelew (Agencia) Un joven asegura que vio en la Subcomisaría de Garayalde cuando robaban autopartes de uno de los vehículos que están ahí secuestrados por disposición de la Justicia, que filmó el hecho con el celular y que denunció el caso en la Jefatura de Policía. Ahora confiesa que teme por su vida, por la de su familia porque siente que lo han dejado solo; desprotegido.
La denuncia, dicen en la propia policía, habría puesto al descubierto supuestos “robos hormiga” que vendrían cometiéndose en la dependencia policial y en consecuencia sería inminente la apertura de una investigación judicial que se haría en la fiscalía de Comodoro.
El denunciante, que no quiere que se revele su identidad, habló ayer con este diario y contó detalles del caso por el que en la semana se allanó una dependencia de la Policía Montada de Rawson y se decidió desplazar a tres suboficiales que prestaban servicio en la Subcomisaría.

¿Cómo llegó el joven a Garayalde? Él asegura que buscando trabajo. Que estuvo parando ahí casi un mes porque conoce a uno de los empleados que hasta hace algunas horas prestó servicio en ese lugar.

“Un testigo con miedo”

“En ese mes que estuve ahí vi cosas irregulares que despertaron mi curiosidad y pensé que debían salir a la luz”, declaró en el extenso reportaje que le hizo ayer Crónica. “A mí me pareció extraño algunos movimientos que se daban en la parte de atrás donde está el depósito de vehículos. Vi que iban muy seguido para ese lugar”, reafirmó.

–¿Y a raíz de esto qué hiciste? Se le consultó. “Filmé y saqué fotos igual. Lo que filmé fue cuando estaban extrayendo autopartes de una camioneta que había tenido un accidente y que estaba en el patio trasero”, aclaró. –¿Y qué le estaban sacando a ese vehículo? Se insistió. “Le sacaron la rueda de auxilio, el paragolpes y aparte de eso los levantavidrios, que son eléctricos. Y también parte del torpedo”, añadió.

Se le consultó entonces qué vio él que hicieron con esas autopartes, a lo que respondió: “Se las llevaron, las colocaron en otra camioneta que estaba en ese momento ahí: un vehículo particular que había pasado por Garayalde”, aclaró. Confirmó seguidamente que los tripulantes de esa camioneta “eran policías”. “Y no quise preguntar nada para no meterme en problemas, como yo no soy empleado policial corría el riesgo que me sacaran de ahí fácilmente”, razonó.

Te puede interesar
Sarmiento: un hombre robó un patrullero de la Comisaría de la Mujer y lo abandonó en la ruta

¿Y qué hiciste con esa información? Se le preguntó. “Se la llevé al jefe de Policía Miguel Gómez”, afirmó. “Me acerqué a verlo, me recibió y le mostré (las fotos y el video). En ese momento me recibió la denuncia”, acotó.

Luego, contó que posteriormente a haber estado en la Jefatura regresó a Garayalde, pero los empleados policiales de ahí ya se habían enterado de lo que había hecho, me echaron, uno intentó agredirme y yo salí corriendo. Justamente, el jefe de Policía le había encomendado a un oficial que me llevara en un vehículo particular hasta Garayalde y para que no lo vieran me había esperado a un costado, en la ruta; fui solo hasta la Subcomisaría –con el bolso– y ahí me intentaron agredir diciéndome que era un traidor; me quiso pegar, yo escapé dejando mi bolso que recién a los dos días pude recuperar”, contó.

¿Y eso fue lo único que pasó, o sucedieron otras cosas más? Se insistió. “Ocurrieron otros hechos que no llegué a ver pero que me contó otra persona que trabaja ahí; un empleado policial que me dijo que en otras ocasiones había pasado lo mismo (lo de la sustracción de autopartes) pero nunca se había denunciado, que siempre habían ocultado todo”, añadió.

Finalmente, el joven reprochó que desde que hizo la denuncia en la Jefatura de Policía no lo atienden. “Ahora estoy enterado que a los policías los sacaron de la Subcomisaría y que los trasladaron para Trelew en donde yo estoy viviendo. Y ellos saben donde vivo, los lugares por los cuales ando”, dijo. –¿Y qué es lo que pretendés? ¿Qué te pongan alguna custodia? Se le preguntó. “A mí en la Jefatura me habían prometido trabajo, pero ahora voy a verlo al jefe de Policía y no me quiere atender; le mando WhatsApp y tampoco me contesta. Me dejaron a un costado”, se quejó.

Desde la Jefatura de Policía han sido muy cautelosos, hasta ayer no se han referido al caso, pero tras la difusión de esta nota prometieron que iba a haber alguna declaración periodística, quizás, del propio jefe de Policía Miguel Gómez.

Hay que aclarar que por la denuncia que hizo este muchacho no hay todavía nadie señalado y que tampoco aún hay una intervención de la fiscalía, aunque a juzgar por lo que se pondría en evidencia sería inminente que se inicie una investigación –por cuestiones de jurisdicción– en Comodoro Rivadavia.

 

Comentar
- Publicidad -