Tres policías detenidos por matar de cuatro disparos a un joven en Villa Crespo

Claudio Hernán Romano tenía 39 años. Los efectivos dicen que los amenazó con un cuchillo pero los testigos los contradicen.

Tres policías están involucrados en el crimen de un joven de 39 años que  fue asesinado en Villa Crespo este martes por la mañana. Ellos dicen que los atacó con un cuchillo, pero testigos lo vieron bajar de su auto con la ropa ensangrentada.

Romano era de Monte Chingolo, en Lanús, al sur del conurbano bonaerense. Y según declaró un oficial 1° y una inspectora de la fuerza de seguridad porteña, la víctima los agredió y por eso respondieron disparando.

“Estaba trabajando como todos los días, hacía traslados de ART desde Provincia a Capital en su auto. No lo esperábamos, a las 10.30 mi hija habló con él y un poco después de las 11 pasó esto. Nos dicen que bajó lleno de sangre del auto, hay versiones contradictorias. Esto es tremendo, por más que tenga un machete, cuatro o cinco tiros es demasiado”, dijo José, el suegro de la víctima.

El hombre detalló que podría haber estado allí para llevar a un paciente a la Clínica Fitz Roy, ubicada a la vuelta de donde ocurrieron los hechos. “Hay cosas que no cierran”, advirtió.

Además, contó que Romano conocía a los policías del sanatorio “y lo dejaban estacionar en doble fila” cuando llevaba a los pacientes.

“No me cierra, es un buen muchacho, un laburador. Lo único que nosotros queremos es que quede claro que Claudio era una persona trabajadora, somos amigos desde el jardín, fuimos a la primaria juntos. No puedo creer todo esto. Lo único que pedimos es justicia y que se esclarezca esto, acá hay algo raro, algo que no cierra”, agregó Sebastián, un amigo de Romano.

El hombre y la mujer de la Policía de la Ciudad de Buenos Aires que participaron del episodio cumplen funciones en la Comisaría 15B del barrio de Villa Crespo. Se habían detenido en la calle Malabia, entre Castillo y Jufré, a “entregar una cédula de notificación judicial”, según las fuentes.

Te puede interesar
Salvaje golpiza de una madre a su hijo de 2 años: “Te voy a dejar en coma”

Fue entonces que -siempre de acuerdo a sus relatos- Romano se habría bajado de un Volkswagen Polo azul y se acercó con un cuchillo. “El patrullero estaba detenido cuando el conductor fue repentinamente atacado con un arma blanca. El atacante descendió del Polo azul, presentando tres heridas cortopunzantes en el abdomen y una herida cortante en el antebrazo, previas al presente suceso, y agredió al personal policial”, apuntaron las fuentes policiales.

Voceros judiciales sostuvieron que Romano llegó a “cortar a uno de los policías y éstos repelieron la agresión”. En ese momento el oficial primero Ramón Pérez (39) disparó y el agresor fue “directamente a embestir a la encargada del patrullero”, una inspectora de 41 años que estaba sentada del lado del acompañante.

“Ella se defendió disparando su arma reglamentaria pese a lo cual el sujeto continuó la embestida hasta que finalmente el atacante cayó al piso”, relataron fuentes policiales.

La inspectora, cuyo nombre no trascendió, disparó cuatro veces hasta que la víctima cayó al piso.

El joven vestía zapatillas, pantalón de jogging negro, buzo gris con capucha y campera de abrigo azul. Cayó en medio de la calle Malabia. Había llegado en su VW Polo azul.

La muerte de la víctima fue certificada por el SAME. Y Pérez fue trasladado al Hospital Churruca, donde se constató que tenía un corte leve en el brazo y “le realizaron tres puntos de sutura”.

“Ahora hay que analizar los videos que puedan haber registrado el hecho y el resto de la prueba, hacer la autopsia y después ver qué es lo que declaran durante la indagatoria”, anticiparon los investigadores.

La causa está a cargo de la juez Criminal y Correccional N° 49, Ángeles Maiorano, y del fiscal Marcelo Retes. La investigación quedó en manos de la Policía Federal.

Comentar
- Publicidad -