El vino en lata llega a la Argentina

La categoría de vinos en Argentina viene atravesando momentos difíciles, tanto que en 2018 el consumo anual per cápita estuvo por debajo de los 29 litros, según una investigación realizada por el Observatorio Vitivinícola Argentino. De acuerdo con dicho ente, el máximo se había dado en 1970, con 92 litros por persona por año.
En este sentido, se vislumbran dos grandes movimientos que ayudan al rubro: conveniencia y versatilidad. Por esta razón, Ball Corporation, el mayor productor de latas para bebidas a nivel mundial, con larga trayectoria en el envasado de vino de calidad y en ofrecer la lata con tamaño adecuado para cada estilo y con las exigencias necesarias para esta industria, apuesta en esta categoría, que apunta a una tendencia de 25 millones de unidades para 2020.

Por un lado, tiene como objetivo la activación de la bebida y dar respuesta a la creciente demanda de nuevos hábitos de los consumidores. El público busca cada vez más productos que se presenten en envases que faciliten su transporte y almacenamiento, de modo que pueda ser consumido en ocasiones inexploradas hoy en día, tales como un día de picnic, una tarde en la playa, luego de una larga jornada laboral o hasta en una piscina, entre otros.

La lata puede favorecer a la categoría de vinos por diferentes motivos. Principalmente por ser el envase más sostenible en toda la cadena de bebidas, pero también debido a que no se rompe como otros, ofrece un mayor control del consumo al tener diferentes tamaños de envasado y no únicamente de 750ml –como la gran mayoría de los contenedores de vino– llegando como gran innovación para hacer más democrático su precio, adecuado para todo tipo de ocasiones y, además, porque conserva todas sus propiedades y sabores intactos.

Te puede interesar
Oscar Alarcón seguirá en libertad a la espera de lo que pueda suceder con las dos sentencias en su contra

En cuanto a la versatilidad, últimamente se está viendo una búsqueda por innovar en diferentes opciones de bebidas. En este sentido y conforme con el Observatorio Vitivinícola, el 41% de los compradores de vino compraría en envases alternativos si supieran que su contenido es de buena calidad. Mientras tanto, el 25% está dispuesto a probar nuevos blends si pudieran conseguirlo en otro tamaño que no sea la botella de tamaño estándar.

El primer vino en lata de la región fue lanzado este año en asociación de Ball con la bodega Santa Rita en Chile y Vivant, en Brasil. Sin embargo, ya hay un gran movimiento de nuevos proyectos en alianza con las mayores vitivinícolas de Chile, Argentina y Brasil.

 

Comentar
- Publicidad -