Demi Moore confesó que un hombre pagó 500 dólares a su madre para violarla

La actriz cuenta en su autobiografía, que sale a la venta esta semana, su difícil infancia, sus problemas con las drogas y el alcohol y su matrimonio con Ashton Kutcher.

Sus memorias, Inside Out, que saldrán a la venta este martes en Estados Unidos y que dedica a sus tres hijas y a su madre, se conoció la verdadera historia de la actriz, que tuvo una vida marcada por las drogas, los abusos sexuales y el alcohol.

Una de las confesiones más impactantes la contó esta semana en el programa Good Morning America donde confesó que un hombre la violó cuando tenía tan solo 15 años. Fue su madre, Virginia King, que, en ese momento era alcohólica, la que recibió 500 dólares del hombre. Aunque en el espacio confesó que no cree que fuera consciente de una transacción directa, aunque ella le dio permiso a hacerlo.

“Fue violación y una traición devastadora revelada por una pregunta hecha por aquel hombre cruel: ‘¿Qué se siente al ser prostituida por tu madre por 500 dólares?”, se puede leer en su autobiografía. Su familia marcó su infancia. Además de un padre ausente, Moore tuvo que sobrevivir al largo historial de arrestos de su madre por conducir ebria e, incluso, varios intentos de suicidio. “Recuerdo usar mis dedos, mis pequeños dedos de niña, para sacarle de la boca las pastillas que mi madre estaba intentando tomarse. Mi infancia ya había terminado entonces, porque hay un momento en que cambia la vida”, cuenta en su libro. Además, añadió que en su adolescencia su madre la llevaba a bares con el fin de llamar la atención de los hombres.

Tras llegar su gran oportunidad con la serie Hospital General, con 19 años, se refugió en el alcohol y en las drogas, teniendo que ingresar en varias ocasiones en centros de rehabilitación. Durante años estuve en espiral, en un camino de verdadera autodestrucción, confesó el pasado año sobre sus problemas al recoger el premio a Mujer del Año por una organización para mujeres que ayudan con abuso de sustancias y alcohol.

Te puede interesar
Pescó a su novio violando a una amiga y se casó igual

Un duro divorcio

Su divorcio en noviembre de 2011 con Ashton Kutcher, tras ocho años juntos, fue un duro golpe para Demi Moore. “Con gran tristeza he decidido terminar mi matrimonio de seis años con Ashton. Como mujer, como madre y como esposa hay ciertos valores y votos que mantengo como sagrados y es en este espíritu que he decidido seguir adelante con mi vida”, confesaba por aquel entonces.

La pérdida de la hija que esperaban con seis meses de embarazo fue devastador para la pareja, por lo que Kutcher le propuso avivar su matrimonio con tríos, a lo que accedió. Quería mostrarle lo genial y divertida que podía ser, cuenta la actriz. Pero fue precisamente esto lo que le costó su matrimonio: “Debido a que habíamos traído a un tercero a nuestra relación las líneas se habían difuminado y, hasta cierto punto, justificó lo que había hecho”.

Tras la separación, Moore tuvo que ser ingresada por una sobredosis por drogas de diseño: “Me estaba desmoronando. Ya no tenía carrera. Ni una relación. Lo siguiente que recuerdo es que todo se volvió borroso y me podía ver a mí misma desde fuera. Estaba flotando fuera de mi cuerpo en colores que se arremolinaban y parecía que quizás era mi oportunidad: sentí que podía dejar atrás el dolor y la vergüenza de mi vida”.

El único hombre en la vida de Moore que no fue una decepción fue su segundo marido: Bruce Willis. Con él, tuvo tres hijas (Rumer de 30 años, Scout de 27 y Tallulah, de 25) y aunque se separaron en 2000 mantienen una excelente relación.

 

Comentar
- Publicidad -