El abuelo de la nena baleada por un policía: “Pensé que la habían asaltado”

Maximiliano Godoy un efectivo de la Policía Bonaerense hirió a cuatro mujeres, entre ellas una menor de 12 años que es diabética, al abrir fuego con su arma reglamentaria contra dos domicilios ubicados en la Ciudad de La Plata.

El policía, identificado como Maximiliano Godoy, de 27 años, se presentó el domingo por la noche en la casa de su  pareja, Sabrina Bamonte, ubicada en la calle 72, entre 3 y 4, y empezó a disparar en un intento de femicidio. La mujer, de 26 años, terminó con heridas en una mano y en una pierna. Su vecina, Iara Zatanio, también debió ser hospitalizada de urgencia por un impacto en una sus piernas.

“Fui a ver a un vecino que está enfermo, hasta que me llamó mi esposa y yo entendí que a ella la habían asaltado, por eso me fui corriendo y me encontré este desastre, eso me volvió loco”, explicó, en diálogo con Telenoche, el abuelo de Mayra sobre el momento en el que se enteró de lo que había pasado.

Cuando llegó a la casa, Jorge se encontró a su hija y a su nieta heridas de bala. Pero él sabía que, aunque la herida de Mayra pareciera revertir menos peligro a simple vista, debía actuar rápido. “El problema es que ella es diabética. Eso me apuró a cargarla en la camioneta para llevarla al hospital de niños”, explicó.

Del panorama que se encontró al llegar, describió: “Encontré a mi hija tirada contra la ventana, en el suelo, con sangre por todos lados. Los perros lloraban”. Y detalló hacía cuánto tiempo y cómo conocían al atacante: “Hará menos de un año. Vino un par de veces a comer a casa, cuando las cosas andaban bien y recién empezaban. En ese momento, todavía no se había recibido de policía”.

Te puede interesar
Camión cayó desde un puente y murieron dos personas

Cristian, el papá de Mayra y hermano de Sandra, también habló con Telenoche. “Mi hermana me dijo que le habían disparado en la pierna, pero yo le vi que tenía sangre en el cuello, el tiro le destrozó la zona de la clavícula”, contó. Y describió a Godoy como “un chiquilín, un fanfarrón que venía a mostrar que iba a ser Policía”.

Según relataron los vecinos, Godoy tocó el timbre de la vivienda y dialogó durante algunos minutos con Sabrina, hasta que intempestivamente sacó su arma -una pistola Bersa Thunder pro calíbre 9 mm- y disparó. La mujer atinó a levantar su mano para cubrirse, lo que terminó salvándole la vida. Luego de algunos segundos, hubo una segunda ráfaga de tiros; los peritos encontraron 8 impactos en la puerta de vidrio del edificio.

Luego del primer ataque, Godoy se subió a su auto particular -un Chevrolet Corsa- y continuó con su raid de locura: se trasladó a la calle 83, entre 12 y 12 bis, donde repitió la balacera, esta vez frente al domicilio de su ex suegra, Sandra González Bamonte, de 49 años, que terminó con lesiones en la clavícula izquierda y en la pierna derecha. Como consecuencia de este segundo ataque a tiros, una menor de 12 años también debió ser asistida por un impacto en una de sus piernas.

Afortunadamente, las cuatro mujeres, que fueron atendidas en el Hospital San Martín, están fuera de peligro. Godoy se presentó en la Comisaría Octava de La Plata y quedó detenido a disposición de la UFI 11. El Ministerio de Seguridad bonaerense decidió desafectarlo de la fuerza inmediatamente. Además de la pistola Bersa, la Policía incautó un cargador y 5 proyectiles.

Comentar
- Publicidad -